17 de agosto de 2008

La Hermandad Secreta del América del Sur

La Hermandad Secreta de América del Sur
Débora Goldstern
Andrija Puharich, tuvo un papel esencial en el caso Uri Geller, que durante los 70, se convirtió en una sensación mundial debido a sus habilidades paranormales. Puharich investigó del cerca el fenómeno del psíquico israelí, y escribió sus experiencias en un libro que se publicó como El Misterio de Uri Geller (1975). En uno de los pasajes de esa obra, el científico hindú, menciona un extraño incidente que lo tuvo como protagonista tiempo antes de relacionarse con Geller.
Es interesante observar que en su relato se hace mención a una hermandad desconocida de América del Sur, conectada a su vez con la colección de Acámabaro, en México, que posee grandes similitudes con el descubrimiento de Ica.

No olvidemos que esa supuesta organización secreta que tanto se menciona en nuestras crónicas, tiene un papel fundamental en nuestra búsqueda del mundo subterránea.

Vayamos al texto.

“Tres años más tarde, fuí llamado a México, para ayudar a resolver un problema arqueológico. Me acompañó Peter Hurkos, uno de los grandes talentos telepáticos de los tiempos modernos. Llegamos al pueblo colonial de Acámbaro, México, el 26 de Julio de 1956. Teníamos reservadas habitaciones en el único hotel de la población. Pero, cuando nos presentamos allí, vimos que las dos únicas habitaciones únicas del hotel se la habían dado por equivocación a una familia norteamericana.
Sin embargo, como ya estaba bien entrada la noche, aceptamos dos cuartos raros sin ventana, y proyectamos conseguir habitaciones más decentes al día siguiente, discutiendo el caso con los norteamericanos que habían ocupado nuestras reservaciones.

Los abordamos por la mañana: eran el doctor Charles Laughead, de Wipplie, Arizona, y su señora. No nos explicábamos porque se alegraron tanto de vernos, y el motivo por el cual nos cedieron tan amablemente sus soleadas y hermosas dependencias a cambio de nuestros cuartuchos destartalados y oscuros.
Al enterarse el doctor Laughead que yo también era doctor en medicina y de que Peter era un “psíquico”, su alegría subió de punto y nos contó la siguiente historia:

-Con asistencia de un joven que es un magnífico canal o médium para voces, hemos estado en comunicación frecuente durante un año con la hermandad de una de las antiguas escuelas de misterios de América del Sur. En estas sesiones, se tocaron multitud de temas, desde la historia antigua y los orígenes de la vida en este planeta, hasta asuntos de ciencia y religión. Esta hermandad ha servido también como centro de comunicación con inteligencias de otros planetas y sistemas estelares, y con visitantes de naves espaciales. Algunas de esas inteligencias no eran humanas evidentemente, y operaban a base de energía y mecanismos vitales, completamente desconocidos para nosotros. Su ciencia y sabiduría excedía con mucho a nuestra comprensión. Para simplificar los llamábamos seres del espacio o hermanos del espacio.

En una de estas sesiones, nuestra atención se concentró en la historia de la llegada a la Tierra de hombres procedentes del espacio exterior en tiempos muy remotos. Su aterrizaje tuvo lugar en una pequeña isla, próxima a la de Pascua, llamada Mangareva. Nos dijeron después que las figurillas de barro de Acámbaro, México, iban a corroborar ciertas claves de la historia de estos primitivos viajeros espaciales. Nos indicaron que buscásemos una localidad para seguir investigando en México y, como era natural, venimos en nuestro viaje de exploración visitar la biblioteca de figurillas de Acámabaro.

Debido a la índole desusada de estos encuentros con ustedes, caballeros, y al asunto que venimos investigando, creemos que estarán relacionados de alguna manera con el desciframiento del misterio antiguo del hombre en el espacio, aunque de momento no tengan recuerdo alguno de ciclos de vida anteriores a éste y otros planetas”.


Andrija Puharich -The Nine



Documentary on the pre-inca civilizations

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada