5 de enero de 2009

La Ciudad Perdida de ERKS - II

La Ciudad Perdida de ERKS II

La semana entrante estaremos pisando suelo capillense, finalmente conoceremos la tierra donde muchos aseveran se asienta la misteriosa ciudad perdida de ERKS, y de la cual en este Blog venimos haciendo mención en varios posts. Nuestra meta es iniciar una investigación para ir recabando información acerca de su paradero, en caso de existir.

Esperamos arrojar algo de luz a este misterio que ya lleva varias décadas aunque suponemos que profundizar en este misterio no será nada fácil, dados los obstáculos detectados, que hasta se cobró la muerte de uno de sus máximos difusores, Acoglanis, cuyo deceso dejó ERKS abandonada su suerte.
Para seguir adentrándonos en su historia, un texto de Guillermo Dangel, autor ya citado en Crónica, que a continuación reproducimos.



Se dice que ya en 1974 se realizaban ceremonias en las sierras de Córdoba, donde los iniciados en los secretos de Erks podían observar la Ciudad Perdida, pero los testimonios más confiables señalan que todo comenzó en 1984.Ese año, el doctor Ángel Cristo Acoglanis atendía los lunes, martes y miércoles en su consultorio de la ciudad de Buenos Aires, mientras los miércoles a la tarde viajaba a Villa Allende, una ciudad muy cercana a Córdoba capital, donde también tenía pacientes y había constituido su domicilio legal junto a su mujer y sus hijos.

Pero los viernes a la tarde viajaba a Capilla del Monte. Allí, al acercarse la noche se trasladaba a la Quebrada de Luna o -como se la ha rebautizado en estos últimos años- Quebrada de La Luna, ubicada a menos de 10 kilómetros de Capilla del Monte, y sin ninguna compañía subía a Los Terrones para tomar contacto con los habitantes de una ciudad ubicada en un lugar impreciso bajo la superficie terrestre, o quizás escondida en una dimensión recóndita. Esa ciudad que se había perdido en algún momento del tiempo, y Acoglanis redescubría cada viernes a la noche, se llamaba o quizá se siga llamando Erks. Aún hay muchos puntos oscuros en esa ciudad, pero nadie duda que allí reina la sabiduría y el amor.El lugar donde el doctor entablaba ese diálogo tan particular con los habitantes de Erks, Quebrada de Luna se encuentra habitada por unas pocas familias criollas que viven en casitas humildes pero confortables, esparcidas en un paisaje de suaves y ondulantes cerros. Sin embargo esta monotonía se ve alterada por una zona de tierras rojas llamada Los Terrones, ubicada a unos cuatro kilómetros de la ruta nacional 38 y en la ladera noroeste del Cerro Uritorco. En ese sitio la naturaleza con el auxilio del viento y las lluvias ha creado un conjunto de esculturas naturales de tierra roja y piedra, que copian formas y perfiles humanos.

Este parque se encuentra elevado sobre la Quebrada, y subiendo por un camino de tierra se llega a una explanada que permite observar toda la quebrada y, en especial, el Valle del Silencio o Valle de Erks, donde estaría emplazada la Ciudad Perdida.En 1985 las ceremonias de invocación de Erks se hicieron más frecuentes y, poco a poco comenzaron a asistir amigos y conocidos del doctor, que personalmente había elegido y preparado para vivir ese momento extraordinario.En sus mejores épocas esas reuniones llegaron a convocar a más de 40 personas por noche, y todo indicaba que ese número se hubiera duplicado con el correr del tiempo, si no se hubiesen produ-cido los desagradables sucesos de abril de 1989 cuando todo pa-reció derrumbarse definitivamente.

LOS DISCÍPULOS

A las ceremonias asistían los discípulos que Acoglanis había congregado entre sus pacientes o amigos más íntimos. Luego el espec-tro de elegidos se fue ampliado hasta abarcar a personas muy distintas al grupo original. Incluso muchos iniciados comenzaron a presentar a nuevos candidatos, que previa aprobación del doctor, eran iniciados en los secretos de Erks.En los primeros tiempos las personas que participaban en la ceremonia se reunían en el hotel Roma de Capilla del Monte. Allí mismo el doctor atendía a sus pacientes cordobeses y se alojaba durante sus breves estadías en el pueblo. Luego el doctor compró una casa muy cerca de los Terrones y muchos elegidos ni siquiera tuvieron necesidad de conocer Capilla del Monte.Cuando oscurecía Acoglanis reunía a sus discípulos en el come-dor del hotel y les pedía que no se dejaran llevar pasivamente por lo que iban a ver y, en cambio, los urgía a extraer alguna enseñanza espiritual del fenómeno.Estas palabras las conocían muy bien los discípulos, ya que las leían periodicamente en unos documentos mimeografiados que recibían puntual y discretamente en sus casas. Por esos papeles sabían que esa ciudad misteriosa e invisible alojaba a 18.000 seres desde tiempos tan antiguos que era inútil hablar de siglos. Pero una cosa es leer y otra muy distinta es presenciar lo imposible.
EL VIAJE

Cuando el doctor consideraba que ya estaba todo dicho, daba la orden de partir hacia Los Terrones. Con suma discreción subían a los automóviles, cruzaban el pueblo y se dirigían por la ruta na-cional 38 a la Quebrada de Luna. Luego de recorrer unos 10 kilómetros giraban a la derecha y se internaban por un camino de tierra. A esta altura del trayecto la oscuridad sólo dejaba ver algún pequeño y amarillento cuadrado de luz que señalaba las casas de los habitantes de la quebrada. Unos kilómetros más adelante, las empinadísimas cuestas hacían rechinar los motores, y ya próximos a Los Terrones, quienes visitaban por primera vez el lugar, no podían menos que sorprenderse, al encontrar en esas sierras poco conocidas unos gigantescos mo-numentos de piedra, envueltos en una luminosidad rojiza y espectral, que parecía provocada por la luz de la Luna. Luego se darían cuenta de que era el lugar el que emanaba esa claridad.El camino terminaba medio kilómetro adelante, y después de estacionar los automóviles bajo unos árboles, los expedicionarios caminaban unos pocos metros a oscuras hasta el borde de una explanada, que sin protección se asomaba al deshabitado Valle del Silencio.

LA CEREMONIA

Entonces alguna voz pedía silencio, y de las sombras surgía un hombre vestido con una túnica blanca. Su sola presencia provocaba una excitación tan marcada entre los convocados, que muchos se tomaban del brazo de la persona que tenían al lado para no perder el equilibrio. Sin embargo, conocían muy bien al oficiante.Su nombre era Sarumah.Sarumah pedía entonces que formaran un círculo a su alrededor, levantaba los brazos al cielo y comenzaba a invocar en un lengua desconocida a los hermanos del cosmos y, sobre todo, a los ancianos de la Ciudad Perdida de Erks.Entonces ocurría algo extraño.Unas luces cruzaban entre las estrellas y se sumergían en el valle. Todo ocurría con tanta rápidez que muchos se preguntaban si había ocurrido en realidad o era sólo producto de la imaginación. Pero enseguida unas esferas de luz, más grandes que las primeras, emergían de la tierra y recorrían el camino inverso.En ese momento ya nadie dudaba de lo que habían visto.Luego Sarumah señalaba a Sirio.Muchas veces Acoglanis les había dicho que esa estrella era en realidad una nave gigantesca estacionada en los cielos desde miles de años atrás. Esa estación orbital que había logrado engañar a los astrónomos más perspicaces y burlado la tecnología del presente, era el receptáculo de esas otras pequeñas naves que acaban de ver. En los documentos se informaba que esas naves realizaban misiones en la tierra y se refugiaban temporalmente en diferentes ciudades ocultas similares a Erks, diseminadas en todo el planeta. Las pequeñas esferas de luz que los elegidos veían sobre las sierras eran naves, igual que Sirio, sólo que ésta era una nave muchísimo más grande.Pero Sarumah conocía la testarudez de los hombres, entonces volvía a invocar a los hermanos del cosmos, y ocurría lo imposible. Esa estación orbital, que hasta unos segundos antes muchos habían creído una estrella, ahora apagaba y encendía su halo de luz realizando destellos pausados, como si enviara un mensaje de luz.«Ellos nos saludan y nos dan la bienvenida», exclamaba entonces Sarumah.En ese momento ya nadie conservaba su lugar en el círculo que se había formado al comenzar la invocación. Dispersos y con la mirada fija en el cielo, los convocados se abrazaban a sí mismo y no podían hacer otra cosa que temblar ante la evidencia de haber espiado en un repliegue del misterio.

ZIGZAGUEANTES HILOS DE LUZ
Llegado el momento, Sarumah les pedía que se alejaran de los bordes de la explanada que, sin ningún resguardo, se precipitaba a unos peligrosos barrancos. Recién cuando la gente estaba lo suficientemente alejada del límite, realizaba su tercera invocación. Y el Valle del Silencio comenzaba a irradiar una tenue luminosidad que latía despaciosamente. Pero de pronto, un chispazo sorprendía a todos, y enseguida cientos de zigzagueantes hilos de luz emergían desde la superficie de la tierra dibujando algo que parecía un con-torno. Y así, frente a los ojos de los que tenían fe, como también de los escépticos, aparecía una ciudad de varios kilómetros de ex-tensión, en el mismo lugar donde unos minutos antes no había nada.Esa ciudad era Erks.En ese mismo momento se escuchaba el gemido de alguna persona, y el ruido seco que hacen los cuerpo al golpear en el suelo. Entonces Sarumah abandonando su apostura sacerdotal corría ha-cía los caídos, y volviendo a su condición de médico, socorría a los elegidos que se habían desmayado.En ese momento Sarumah volvía a ser el doctor Acoglanis.

UNA VERDADERA CIUDAD

Este relato sintetiza casi una veintena de reuniones que se desarrollaron en Los Terrones entre 1984 a 1989, y donde nunca faltaron a la cita las naves y la ciudad de Erks.Cerca de 150 personas tuvieron el raro privilegio de presenciar esas apariciones. La mayor parte de ellos habían sido elegidos y preparados personalmente por Acoglanis quien, sobre todas las cosas, les pedía que no difundieran lo visto, «hasta que llegara el momento».Pero en abril de 1989 ocurrió algo terrible. Acoglanis fue asesinado por uno de los más consecuentes asistentes a las ceremonias.Muy pronto las noticias sobre Erks comenzaron a ser publicadas en diarios, revistas y libros, pero a diferencia de otros hechos mis-teriosos que fueron aceptados sin demasiado juicio, el caso Erks se fue apagando lentamente, casi hasta desaparecer.La indiferencia hacia Erks provoca, por lo menos, sorpresa, y lleva a sospechar que existió un intento deliberado de ocultar la ciudad sumergiéndola en el olvido.Más allá de creer o no en la existencia de la ciudad, llama la aten-ción que habiendo sido el asesinato de Acoglanis una de las causas, presentadas por un grupo de legisladores contra la doctora Servini de Cubría, junto con el llamado Yomagate, con la intención de realizarle un juicio político que luego no prosperó, nunca se haya mencionado a Erks.Por otra parte los discípulos que presenciaron las ceremonias de Erks no tienen dudas sobre lo que vieron.Lo cierto es que a medida que se investiga el caso Erks, se habla con los testigos, que por otra parte no siempre pertenecieron al círculo cercano a Acoglanis/Sarumah, y se analizan diferentes circunstancias, uno debe rendirse ante la evidencia de que en Los Terrones aparecía una ciudad, mientras circulaban por el lugar cientas de esferas de luz.

Dante Franch en "Ser Urbano" con Gastón Pauls

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada