15 de febrero de 2010

Morris K. Jessup - Un maldito Revistado - Débora Goldstern

Morris K. Jessup
Un maldito revistado
Débora Goldstern©


Hablar de Morris Jessup significa traer a la palestra uno de los misterios ms comentados por los internautas, y que desde hace casi sesenta años intriga a los investigadores del todo el mundo, refiriéndonos al famoso Experimento Filadelfia. Personalmente nunca me sentí muy atraída por la historia, no a sí en cuanto a la figura de uno de sus protagonistas más famosos, y al cual vamos ahora a reseñar, aunque desde una óptica muy diferente a la siempre citada.

Lamentablemente pocos son los estudios profundos realizados sobre Morris Jessup, ya que siempre debemos acudir para recabar informes, a la bibliografía existente, siendo el controversial Charles Berlitz, uno de los primeros en presentar datos sobre el trabajo de Jessup, aunque claro orientándolo luego al experimento maldito.

En esas escasas semblanzas presentadas por el famoso investigador, se retrata a uno astrónomo dedicado, con algunos descubrimientos en el campo, así como un estudioso obsesionado con los misterios de la luna, que creía tenían relación con los fenómenos ufológicos que por aquellos días se encontraban en su esplendor. Pero un dato casi al pasar, mostraba a un Jessup aún más profundo que desde lo arqueológico, también vinculaba extrañas anomalías con las visitas celestes que tanto le preocupaban.

Sobre ese punto se comentaba que el astrónomo realizó algunas observaciones en ruinas sudamericanas, centrándose en vestigios mayas e incas, llegando a la conclusión que aquellas moles pétreas utilizaron una tecnología de avanzada, que incluía conocimientos de electromagnetismo, levitación, y otras ciencias aún no descubiertas.

Esa mirada atenta se reflejaría en uno de sus trabajos más acabados, y que con el tiempo se convirtió en un libro de culto,
The Case for the Ufo. Su extraña muerte, que aunque calificada de suicidio, continúa despertando las más variadas sospechas, no haría más que acrecentar la leyenda de investigador maldito, cuyo enigma aún despierta pasiones encontradas.

A pesar de todo este halo de misticismo que rodeó su vida de científico, Jessup, fue ante todo un pesquisador curioso y minucioso en sus reportes, como ahora veremos a continuación, donde en un escrito poco conocido,
Inca Masonry at Cuzco, se evidencia un Jessup más racional en cuanto a sus proposiciones, y lejano a la radicalización que sus ideas mutarían más tarde, buscando una explicación más terrenal pero no por eso menos brillantes, sobre uno de los misterios andinos más importantes: La piedra inca de los doce ángulos.[1]




En octubre de 1930 el autor tuvo la oportunidad de examinar ruinas Incas en el Cuzco, durante una visita muy breve a esa ciudad histórica. Una o dos características del trabajo de piedra antiguo que fueron presentadas en aquel momento merecen recordarse.

Se ha precisado a menudo que la ejecución en albañilería inca es de una naturaleza magnífica, con los empalmes tan perfectos como para no permitir la penetración de una navaja. Es otra cuestión de notar que cada piedra está conformada de una manera donde solo puede ocupar una, y solamente una posición en las paredes, y que no se utilizó ningún mortero en la construcción. Es el propósito de este escrito explicar los primeros dos puntos, y demostrar que el mortero es innecesario

Estudiemos la lámina 5, A. Ésta es el " famosa piedra con doce esquinas”, la cuál se cita tan a menudo como ejemplo de la previsión cuidadosa usada en la planificación de una pared, de modo que cada piedra ocupe cierto lugar. En una inspección ocasional de esta piedra, se le ocurrió al escritor que las piedras no fueron extraídas a estas canteras en bruto, sino que fueron trabajadas en las mismas canteras, y que después se molieron a su forma final in situ. Las fotos parecen probar esta asunción.



En la lámina 5, A podemos suponer la capa más baja para estar en su lugar. El albañil luego establece la piedra en bruto, No. 1, en la pared y sus ayudantes proceder a encajar tirando de él hacia atrás y hacia delante, en ángulo recto a la cara de la pared hasta que su mano izquierda y la parte inferior de las superficies encajan perfectamente con los de sus vecinos. La piedra doce-arrinconada grande, No. 2, era siguiente en el lugar. La curvatura del empalme, 1-2, y las esquinas redondeadas indican el pulido in situ. El tercero en el lugar era No. 3, otra vez con un empalme curvado. Los números 4, 5, 6, 7, 8, 9, fueron puestos en la orden, cada uno que era cabida perfectamente antes de que el siguiente fuera comenzado. Aviso cómo el No. 4 fue trabajado adentro como cuña bajo su propio peso. las esquinas redondeadas y los lados curvados son un resultado natural del pulido. Las esquinas 4-5-6, 2-7-8, y 2-8-9 son especialmente interesantes a este respecto.

Es a la vez evidente que los empalmes fácilmente podían llegar a una perfección, de tal manera que la penetración de un cuchillo sería difícil o imposible, y si especialmente la arena fina y el polvo causados por el pulido, fueron admitidos a permanecer en empalmes, como parece haber ocurrido en algunos casos. Plate 5, B muestra un muro de grado un poco mejor, al menos hay más atención al detalle. Aquí hay material suficiente para comprobar la hipótesis de que las piedras se colocaron en situ. Sin entrar en detalles, será suficiente para llamar la atención sobre algunas piedras y empalmes. Cualquier persona con suficiente interés, puede resolver el orden aproximado en el que las piedras fueron colocadas. Notificación dirigida a la esquina 1-2-3, base del No. 4, esquina 5-6-7, superficie superior de la N º 8, la superficie inferior de la N º 9, y muchos otros. La piedra por encima de 1-2 conjunta es especialmente interesante. Es de suponerse que la explotación de canteras se hizo con mayor cuidado en este caso, ya que los elementos de la pared de la lámina 5, B son mucho más rectangulares.


En las láminas 5, C y 6, se muestran dos ejemplos de paredes con superficies lisas, las piedras con los extremos externos al ras. Se dice que el muro del Templo del Sol es de siete a nueve pies de espesor. Sus lados externos tienen una pendiente pronunciada, y contornos curvados. El encaje por el frotamiento conforma evidencia, pero pegando en la superficie curvada. La extracción aquí representa una etapa avanzada, piedras que son encajadas aproximadamente antes de ser colocada en la pared. La superficie fue alisada y redondeada, probablemente por el uso de piedras abrasivas a la pared después de que los bloques fueran encajados en el lugar. La pared inclinada podría facilitar el proceso y ser, en parte, un resultado del método. Lámina 6, A es una pared interna en el Templo del Sol, mostrando una técnica todavía más avanzada en canteras.

La instalación final se hizo en la forma habitual, sin embargo, hay una o dos paredes exteriores en el Cuzco que muestra un refinamiento mayor que el Templo del sol. En estas se encuentran empalmes horizontales y verticales, a una aproximación cercana. La extracción fue hecha muy cuidadosamente. Las paredes parecen haber sido construidas en un completo nivel a la vez. Las piedras individuales fueron trabajadas adentro como antes, pero debido al método superior de extracción, el desgaste en las esquinas asciende raramente a octavo de una pulgada, pudiéndose demostrar el método de funcionamiento

En un nivel se terminó, es probable que la superficie de toda la parte superior era de tierra plana y horizontal, con grandes piedras arrastradas o empujadas a lo largo de la parte superior. Así, sucesivos niveles partieron siempre de una superficie lisa, lo que la hace horizontal, las articulaciones continúan Se tuvo especial cuidado en terminar la superficie de cada una de las piedra, pero no del toda la pared como una unidad, como en el caso del Templo de la Sol.

Esto demuestra que los albañiles del Cuzco sabían manipular muy bien estas piedras. La lámina 6, muestra grandes piedras con las proyecciones que pudieron han sido mayores en el momento de la construcción. Éstos existían evidentemente para el uso de eslingas y facilitar posiblemente el movimiento en la trituración. Perillas similares aparecen en la lámina 5, A. Cualquier trabajador con un cristal óptico sabe que una superficie de encendido, adosado a otro superior se convierte en cóncavo, y el cuerpo más bajo.

Vendría indudablemente alrededor en la fabricación de paredes por el proceso antedicho eso los fondos de piedras se convirtieron en levemente cóncavos y las superficies superiores convexas. Esto produciría un efecto que se enclavija leve que agregaría grandemente a la permanencia y a la estabilidad de una estructura. En ciertos casos (eg. , El No. 4, placa 5, A) las superficies laterales pudo también participar de esta curvatura, y de resultado adicional de la fuerza. El escritor no ha visto un ejemplo de tal curvatura en las paredes. Sería de gran interés de examinar las superficies internas de algunas de las piedras para verificar esta hipótesis.

Una mejoría progresiva en la construcción y especialmente en la extracción de piedra es notable. De esto se deduce, naturalmente, como una generación se basa en la experiencia de otra, y el número de trabajadores cualificados aumenta, de modo que algunos se transfieren a la explotación de canteras. Extracción de piedra es lo que considera el cambio de una mano de obra no calificada o semi-a una tarea de trabajadores calificados y con experiencia.



[1] Extraordinaria muestra de arquitectura inca en Cuzco, ubicada en la calle Hatún Rumiyoq -"de roca mayor"- donde antiguamente estaba situado el palacio del inca Roca. Actualmente pertenece al Palacio Arzobispal. El muro se extiende desde la Plaza de Armas, hasta el barrio de San Blas.

PIEDRA DE LOS DOCE ANGULOS




Libros Malditos: El caso de los OVNI, por Javier Sierra - Cuarto Milenio

5 comentarios:

  1. HOLA AMIGOS : Deseo compartir con ustedes ,esta foto tomada de un OVNI, durante mis vacaciones en Villa Giardino (CÓRDOBA ,ARGENTINA) el 11 de Enero del 2006 a las 11:21 AM ,con una cámara digital Canon A-95 (5 mpixel) en modo automático. . Muchas gracias.
    VIDEO:
    http://www.youtube.com/watch?v=YdVqq8V8a68
    FOTO:
    http://www.flickr.com/photos/11457980@N08/4145509686/

    INFORME GABIE :
    http://grupogabie.blogspot.com/2009/12/ovni-fortuito-en-villa-giardino-cordoba.html

    ResponderEliminar
  2. Débora, una pequeña corrección, la piedra de los doce ángulos no está en Sacsayhumán sino en una calle de Cuzco, cerca de la Plaza central. Todo el muro una obra maestra de ingeniería, como bien se ve en la foto.

    ResponderEliminar
  3. Tenés razón, hubo confusión, la ubicación que das es la correcta!

    Debbie

    ResponderEliminar
  4. Débora, sobre esta piedra hay un fenómeno asombroso que muy poca gente sabe. A mí me la mostró una guía peruana: en otra calle, en un paredón cerca de la antigua casa de Garcilaso de la Vega existe una replica exacta de la piedra de los doce ángulos, pero mucho, muchísimo más pequeña, como una piedra de los doce ángulos pero en miniatura, obviamente todas las que la rodean repiten el patrón de la calle "principal" pero en miniatura. Debo tener la foto por ahí, algún fin de semana que tenga tiempo la voy a buscar y te la paso por email. Otra joyita de ingeniería inexplicable.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá encuentres la foto, cualquier ampliación del tema se celebra!

    Debbie

    ResponderEliminar