2 de septiembre de 2015

Ummitas en Rumania - ¿Un caso perfecto? -Débora Goldstern©

Ummitas en Rumania
¿Un caso perfecto?
Débora Goldstern©

Grupo de Estudio Cósmico,
dedicado al estudio del trabajo de
Izásk László
“Ellos volarán sobre un apartado de Madrid, denominado San José,  y además sobre un colegio con el mismo nombre San José”. Mayo 1967. BSP (Supuesta profecía atribuida a Parravicini, un mes antes de desatarse el fenómeno Ummo dentro de España).


Desde hace un tiempo venía reflexionando sobre un antiguo caso ufo, que en la década de los 70’ se conoció en Rumania. Aquella historia me había llegado gracias a los oficios de un amigo húngaro, quién sugirió, prestara atención a este archivo poco conocido. En base a un libro de reciente publicación, se describía que en algún lugar de la mítica Transilvania, aterrizó un ovni, del cual descendieron dos tripulantes, quiénes en una especie de “encuentro programado”, hicieron entrega de un material explosivo: planchas metálicas cubiertas de oro con escritura cuneiforme, relatando el pasado de antiguas humanidades estelares.

Ni que decir, aquel legado de inmediato remitía a un descubrimiento que desde hace una década venía siguiéndolo la pista, y del cual mi amistad de la ex cortina de hierro, solicitó profundizara. La insistencia no era adrede, puesto corrían rumores sobre una vinculación entre lo expuesto por János Móricz, como hallazgo sobresaliente en la selva ecuatoriana, con la experiencia ufo en suelo rumano, donde una biblioteca cósmica hiciera su irrupción. Mientras meditaba en esta conexión, tuvo lugar un suceso inesperado, que me obligó a retomar este “expediente x”, ahora sí en forma oficial. Ocurrió que Ignacio Darnaude, uno de los ufólogos españoles más destacados, hizo pública una postal reciente firmada por ummitas, que con sello postal de Inglaterra amenazaban con su regreso.

Ovni de Cluj, 1968.
Como reguero de pólvora, aquel anuncio sirvió para revivir una vieja leyenda controvertida, la cual aún seguía teniendo gran asonancia entre pasados investigadores, que veían en Ummo, uno de los affairs ufo, más intrigantes sobre interferencia alien en la tierra, aunque descartada en paralelo, como uno de los fraudes más resonantes de las últimas décadas. Y es que su mención, alteraba la ovnilogía más conservadora, aún herida por los sucesos ocurridos hace casi cincuenta años.

En medio de esta polémica, donde volvían a luz viejos resquemores, inicié mi análisis del material rumano, sin sospechar, “que la larga sombra de Ummo”, alcanzaría aquel extraño legado. 

La primera pista se originó al observar una fotografía del año 1968, donde un espectacular ovni fuera inmortalizado en la región de Cluj[1], capital de Transilvania, noroeste de Rumania, y cuyo suceso tuvo lugar el 18 de agosto de ese año. 

Según los reportes, la excepcional toma fue captada por un militar en servicio, Emil Barnea, que lograra fotografiar aquel fabuloso objeto desconocido. 


Al reparar por primera vez en esta instantánea, se hizo evidente una semejanza inusual a un suceso acaecido tan solo un año antes, junio de 1967 en San José de Valderas, arrabales de Madrid, escenario donde se desataría la cuestión UMMO,  y con posterior resonancia mediática. Los primeros despachos recogidos daban cuenta de un gigantesco aparato sobrevolado aquel poblado apartado, donde un signo distintivo aparecía como nota llamativa decorando la panza del ovni, representando al planeta UMMO, ocupado el vehículo inteligente, por viajeros interplanetarios arribados desde la constelación de Virgo, cercana a la enana roja Wolf 424. Al parecer durante la década del treinta, los ummitas, se hicieron eco de señales terrestres, que una vez decodificadas,  impulsó su civilización a un contacto más activo con nuestro querido planeta. 

En las crónicas de la época leemos que el primer contacto ummita tuvo lugar en los Alpes Franceses, donde se instaló un comuna secreta en los albores de los 50’. Tiempo más tarde, se produjo una segunda invasión, en tierras hispanas que recibieron a los intrépidos visitantes, ya más activos en cuanto a comunicación, revelando además  tecnología de punta. El mundo no sería igual. Pero volviendo a nuestro tema rumano ¿Qué tenía que ver lo acontecido con UMMO en España, con lo reportado en los lejanos bosques de Transilvania? Un lazo de lo más profundo, como veremos a continuación. Atendamos estas pistas.

El dos de marzo de 1972 la sonda Pioneer 10 fue lanzada al espacio, con el objeto final de alcanzar Júpiter. La misión norteamericana, también incluyó  una especie de “mensaje interestelar”, materializado a través de una hermosa placa de oro, con información acerca de la Tierra y sirviendo además como ilustración, en el caso que una cultura espacial deseara establecer contacto con nuestra Humanidad. En su elaboración, participaron los científicos estadounidenses Francis Drake y Carl Sagan, convirtiéndose aquel evento, en un momento para el recuerdo.


Mensaje terrestre para los hermanos espaciales,
 Pioneer 10.
Esta semilla, sin embargo, encontraría rápida descendencia, respuestas “cósmicas”, que no se harían esperar. Veamos.

Sucedió que en 1974, los bosques de Rumania se vieron sacudidos por una serie de avistamientos ovnis, culminando los mismos en un encuentro del tercer tipo de lo más llamativo, según lo narrado por sus participantes. Quién descubriera aquella increíble experiencia, fue Izsák László, uno de sus principales testigos. Al parecer, un grupo de rumanos aficionados a la paleo-astronáutica, comandados por László, decidieron emprender un experimento inspirados según confesarían luego, por los sucesos ummitas  en tierras españolas, diseñando como anzuelo de contacto (nada menos que el sello real de UMMO o sea la famosa H), que luego de cuatro días de paciente vigía no tardó en “picar”.

 Fue así que una nave descendió en las plácidas tierras de Vlad Tepes, aterrizando un “sincrónico” siete de junio (mismo mes que se produjeran los sucesos de San José de Valderas), a las once de la mañana. Dos extraños pasajeros de largos cabellos rubios, vestidos con hermosos trajes ajustados al cuerpo, (descripción casi calcada entregada por Adamski en su recordado encuentro), se presentaron a la multitud, expresando un lenguaje de tono singular, y que en opinión de algunos participantes, remitía al antiguo griego.


Como muestra de buena voluntad, ochenta y cuatro planchas de oro se entregaron para desciframiento, como ofrenda de su paso terrestre. Procedencia de la tripulación alienígena, estrella de Sirio ¿dioses dogones?, aunque en este caso. sin los adminículos anfibios observados por los malineses. La cuestión es que en medio de esta hermosa reunión, la temible policía rumana, en ese entonces bajo el Régimen de Ceaucescu, se apersonó sin aviso causando un pequeño incidente, finalizando con la partida apresurada de los ignotos sirianos. De inmediato, se desató una cacería para obtener el valioso material extraterrestre, que no pudo sustraerse al ocultamiento, siendo confiscado más tarde, por los servicios secretos. Quién llevó la peor parte fue Izsák László, confinado a un manicomio, luego de padecer terribles torturas a manos de los secuaces de Ceaușescu. No obstante, logró sobrevivir, y salvó del olvidó las planchas de oro con escritura interplanetaria, que volvieron a recrearse gracias a dibujos atesorados ¿Fotografías? Preguntar a los servicios secretos. 

En 1986 László aseguró el desciframiento completo de los pictogramas sirianos, los cuales iban a publicarse en “Sobre los otros mundos habitados”, sin embargo, el libro sufrió la censura, abortándose su edición. Silencio.

Finalmente en 2007 un autor húngaro, Geza Kisteleki, presenta “The History of the Earth and the Cosmos. The Message of the Golden Tablets”, donde retoma el trabajo de Izásk László, publicando por primera vez los diagramas sobrevivientes del testimonio extraterrestre. Allí se vuelve a ofrecer una versión ampliada del caso, ofreciéndose una interpretación de aquel mensaje, que según todos los indicios se emparentaría con la antigua grafía cuneiforme, vinculándose esta referencia con la antigua crónica magiar del Arvisura (historia oculta en planchas de oro).

Sabemos en 1967 se produce el famoso avistamiento de San José de Valderas, en Madrid, iniciando la fiebre ummita. No obstante, el caso se vio ensombrecido ante el enorme fraude confesado, comenzando cuando en 1977 se empezara a dudar de la famosa toma, que como sabemos, fue una maqueta armada con hilo incluido.

En la Rumania de 1968 tiene lugar el ovni de Cluj, que aunque defendido como prueba ineludible de los hermanos espaciales, no escapa a la media, en cuanto a un fraude también elaborado. El nombre de Florin Gheorghita es un personaje importante, porque además de ser el difusor del material entregado por Izásk László, escribió una serie de libros en tono místico-ufológico, dignos de repasar, en caso que se quiera profundizar sobre el entuerto de Cluj.

Repasemos algunos puntos. En 1972 la sonda “Pioneer 10” se eleva al espacio, cargando como posesión valiosa, la famosa placa grabada en oro diseñada por Sagan y Drake. Dos años después, surge el contacto del tercer tipo en los bosques de Transilvania, donde 84 planchas de oro se depositan en la Tierra como testimonio siriano, luego de emplearse señal ummita para contactar con los viajeros cósmicos, que curiosamente, adornan algunas de las plaquetas sobrevivientes en dibujo, conservadas  en la memoria visual por  Izásk László. Voces dirán. ¡Simple casualidad! ¿Tanta? ¿O influencia por asociación?


Pero hay más. Dijimos el libro de Geza Kisteleki[2] vinculaba lo sucedido con el legado extraterrestre, que se cree, pudiera tener relación con la historia del Arvisura[3], crónicas sagradas de los antiguos pobladores húngaros (magiares-hunos), quiénes alegan, fueran civilizados por antiguos mensajeros de Sirio, legando este conocimiento, en lenguaje cifrado rúnico y cuneiforme. 
Dato no menor, es que esta importante herencia fue conservada en “placas de oro”, por sus guardianes “Táltos”[4]. Es necesario nombrar la figura de Paál Zoltan[5], un estudioso húngaro, quién fue responsable del rescate de estos archivos magiares, aunque en vida no pudo publicar su trabajo, siendo editado post mortem.


También agregar como si se quiere la cosa, Paál Zoltan, realizó intercambio epistolar con  Juan Móricz, lo cual, y ya se darán cuenta, conduce a una perdida biblioteca de oro, en escritura magiar oculta en cuevas de Ecuador ¿Será posible que una supuesta biblioteca extraterrestre, y otra esquiva sudamericana,  ambas con importantes mensajes “para la Humanidad”, se vinculen con el antiguo Arvisura?[6] ¿Existirá tal milagro, o tratamos con una conveniencia “creada para encajar”, y desarrollar de paso, un pasado “más glamoroso” en cuanto a las culturas de los Cárpatos? Manto de piedad por el momento.

Para ir finalizando, este pequeño ensayo intenta sindicar como la influencia ummita cruzó sus barreras, haciendo de la suyas en otros ámbitos geográficos, caso Rumania así como Hungría, que se vieron contaminadas por la misma ilusión fraudulenta, nacida en España. Otro factor paralelo, tiene a ciertas reivindicaciones históricas de carácter nacionalista, como motor oculto, centrado en el mito de Arvisura, con sus mensajeros sirianos, y planchas de oro ocultas en escondrijos subterráneos. Sobre esto último,  pronto aportaremos más datos.



¿Imitación rumana, o pura casualidad?
¿El ovni de Cluj? Demoledor informe de un bloguero rumano (OZN UFO)
http://www.freewebs.com/depth0ffield/barnea1968.htm

Florin Gheorghita, difusor del ovni de Cluj. Autor místico de alto vuelo
Carl Sagan junto a la Placa del Pìoneer 10 ¿Algo que ver con las planchas rumanas?
Grabados de la supuestas planchas rumanas.La marca de Ummo, es evidente, 
así como un sospechoso mapa estelar.
¿Legado siriano, o de factura humana?
Hieroglífo ummita en Budaörs, Hungría, 1994
La leyenda no muere.
Paál Zoltan, difusor de Arvisura, la saga magiar.
¿Móricz fue su continuador?


[1] La zona exacta del supuesto avistaje, tuvo lugar en el bosque de Hoai Baciu (Cluj Napoca, capital de Transilvania), actualmente centro de inmensa curiosidad y rumores, por apariciones y fenómenos extraños, siendo objeto de intensos estudios a nivel científico, con la especulación de un corredor dimensional como protagonista oculto.
[2] Kisteleki es además de escritor, abogado de profesión, así como filósofo y practicantes de técnicas espiritualistas. Esta última consigna es clave para entender, porque en su libro luego gira en torno a las new age y teosofía, donde el mensaje grabado de las planchas también encuentra más agregados.
[3] Término húngaro que hace alusión a “la palabra revelada”.
[4] Sabios y guardianes iniciados de antiguas tradiciones.
[5] Rumores sindican, que este estudioso fue educado por un shaman siberiano, Tura Szalaváré, quién además era un poderoso Táltos Hun, quién lo instruyó en los misterios del Arvisura, las crónicas reveladas, donde además se narra la historia del continente Astaisz, o sea Lemuria-Mu. y como no Atlántida.
[6] Un reciente artículo publicado por Año Cero, “Regreso a la Cueva de los Tayos”, donde se recoge una entrevista a Gerardo Peña Matheus, que fuera abogado de Móricz, parece aludir a esta tesis ¿Será? ¿O tal vez un nuevo despiste? Lo dejamos para otra ocasión.



Aquí Steve Locse, quién se presenta como estudioso húngaro vuelve a la carga con Tayos, 
fomentando aún más la confusión. Atender a partir del minuto 31:54. Imperdible!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada