24 de junio de 2020

Ecos de lo Remoto - Apolonio de Tiana - Débora Goldstern

Ecos de lo Remoto
Apolonio de Tiana 
Débora Goldsten


Entrevista que me realizara el programa radial Ecos de lo Remoto, que desde España comanda Alvaro MP. e Israel Gordon López, donde hablo acerca de los misterios de Apolonio de Tania. 

Escuchar desde Ivoox.

Enlace



23 de mayo de 2020

El Sótano Sellado- Cueva de los Tayos - Débora Goldstern

El Sótano Sellado
Cueva de los Tayos
Débora Goldastern 



Hoy en vivo con El Sótano Sellado que desde España comanda Daniel Valverde, conversando sobre el misterio de Tayos. Medianoche española, 7pm argentina.









3 de octubre de 2019

Entrevista a Michael Zirger- Phenomena Magazine en Español - Débora Goldstern

Entrevista a Michael Zirger 
Phenomena Magazine en Español 
Débora Goldstern




Aquí la entrevista exclusiva que le realizara al excepcional ufólogo francés Michel Zirger, que con su trabajo sobre George Hunt Williamnson, viene revolucionando la escena ovni, y que este octubre 2019, inaugura portada de Phenomena Magazine en Español, en su primera parte. 

Agradezco una vez más los denodados esfuerzos de Dario Alberto Fernandez por seguir apostando por esta publicación y, quién además dirige, el flamante sello editorial Flying Disk Press Latinoamérica. 

 En este número además encontrarán espectaculares artículos de colegas amigos, como son Jose Antonio Caravaca, Carlos Alberto Iurchuk, Alex Chionetti, Guillermo D. Giménez, Pedro M. Fernández, Luis Emilio Annino, Javier Resines, y muchos más. 

 Distribución gratuita, dejo enlace para descarga:

6 de agosto de 2019

Phenomena Magazine en Español -Tecnología Perdida de la Atlántida -Débora Goldstern

Phenomena Magazine 
Tecnología Perdida de la Atlántida
Débora Goldstern 




Mi artículo Tecnología Perdida de la Atlántida, tapa de la fabulosa Phenomena Magazine en Español, revista dirigida por Dario Alberto Fernandez, que en su menú trae una pléyades de escritores envidiables, como son mi amigo Jose Antonio Caravaca, Guillermo D. Giménez, Antonio Las Heras, Carlos Alberto Iurchuk, Luis Emilio Annino, Raúl Avellaneda, Pedro M. Fernández, y muchos autores más. Número imperdible.

Se puede descargar desde este enlace:
http://www.mediafire.com/…/b5tzstgnmtbjbuj/24-PMes_Ag…/file…

5 de agosto de 2019

Mundos Ocultos - Débora Goldstern

Mundos Ocultos 
Débora Goldstern

Desde Arequipa Perú, llega Mundos Ocultos, suplemento del Diario los Andes, que este mes, publica nuestro artículo sobre Cueva de los Tayos, que tendrá dos continuaciones más. Mil gracias al empuje de Rafael Mercado Benaventes. 

24 de julio de 2019

La expedición más revolucionaria -Taltosok Barlanga - Alex Chionetti

Hoy Crónica Subterránea entrega un texto conmemorativo, de nuestro colega y amigo, ufólogo y reconocido explorador, Alex Chionetti, al celebrarse cincuenta años, de uno de los anuncios más espectaculares: descubrimiento de un mundo subterráneo por János Móricz, y como adelanto  exclusivo de su libro, Mysteries of Tayos Caves, que a fin de año verá la luz. Atienda el lector!


La expedición más revolucionaria
Taltosok Barlanga
Alex Chionetti©






Después de una, tres o cuatro o cinco décadas del intento por reconstruir la relación biográfica, y exploratoria de János Moricz con las Cuevas de los Tayos, la expedición del descubrimiento, es la más sobresaliente.

A diferencia de las muchas especulaciones que han sobrevivido desde 1969, la hazaña épica, que en su momento fue considerada por los mismos responsables, como "Gloria de Guayaquil, Argentina y del Mundo", siempre lo tuvo como epicentro a Móricz.

Su fiel abogado, Gerardo Peña Mateus, nos dijo, la expedición que llamaron “Taltosok Barlangja”, (cueva de los seres superiores en antiguo magiar húngaro), fue el verdadero descubrimiento del Mundo Subterráneo”.

Aceptando el rol de ser parte de esa generación que me inter-conecta con el “Realismo Fantástico”, como tanto los hermanos Mateus, como así con János, fuimos, o somos parte—ya que el movimiento continúa mas allá de lo visible— la “Expedición, (Primera) del Descubrimiento de la Cueva de los Tayos del Rio Coangos", es un tema que seguimos  tratando de revalidar.

Sobre todo porque ese mundo subterráneo era para los participantes, la visión de una caverna con una geología mas cercana a lo artificial, y megalítica, que la hacía diferente de las demás. Denominada anteriormente Stargate (portal) por von Däniken. Pero a lo largo de la ultima década, se le sacó la honra, primero nacional, y luego mundialmente, para reconocer la persistencia de Móricz después de todo este tiempo.

¿Por qué Móricz decía también esa expedición, era gloria de la Argentina? Para los que hemos sido parte de esa génesis, no es tan difícil de develar. János, era fiel a su camarada de armas exploratorias—en lo natural y sobrenatural—su nombre Julio Goyén Aguado, simbiosis de mentores entre sí mismos, entreverados en la telaraña del pasado atlante, y “subterráneo”.

Y sin haber llegado y morado en Buenos Aires, esa plataforma cultural inquieta-iso e esotérica-de ese entonces, no lo hubiese llevado a caminar por encima del resto de los hermanos países, y de la columna geo-espiritual de  los Andes, hasta llegar al Ecuador. La línea del mundo, la demarcatoria solstiscial, que del Este al Oeste, lo lleva con un símbolo pájaro, en una mano abierta, generosa y furibunda, al golpe sobre la mesa, como mostrarle el dedo a la ciencia oficial anquilosada de esos sesentas.

Un acto de rebeldía hacia un pequeño salto. Allá arriba era la Conquista del Espacio, la Misión Apolo XI, y tres hombres corajudos, que exploraban y conquistaban la Luna en una carabela –carcacha de metal jugando con las mareas gravitatorias, y abriendo el salto al Universo, primera escala, “a lo que Vendrá”, el terror de un futuro tan incierto, como promisorio.

Lo extraño y probatorio de lo misterioso, es que Móricz vaticina la llegada de Armstrong, no a la Luna, pero sí a la Cueva de Tayos del Coangos, siete años después de la “Taltosok Barlanga”.

De acuerdo a uno de sus guías, en un momento casi de trance, de relax y fogón, en lo profundo de la caverna Móricz vaticinó, ”un mismo astronauta que está en la luna en este momento, tendrá que ver con ésta cueva, o vendrá, para estos lares”. Y así efectivamente, el “primer hombre en la luna” resultará ser el primer norteamericano descendiendo y explorando, el suelo tayiano.

Tanto Armstrong, quién consideraba su salto era no solo norteamericano sino de la Humanidad toda, conecta con el salto de Móricz, y del grupo de expedicionarios que habían salido y llegado por tierra, cruzando un infiernillo de ríos y puentes caídos, hasta el Coangos, como yo lo haría, treinta y siete años después.

Ahora ya acercándonos al medio siglo, la historia y memoria han sobrevivido, gracias—empujada, malversada, vilipendiada, ultrajada, ascendida, sobreentendida, y glorificada, por pocos, y por muchos. El hecho existe,  perdura, continúa vivo, como lo dije en su momento, sobre que “las cuevas están vivas”.

Lo que debemos reconocer de ese descubrimiento, es a un real descubrimiento, que merece estar en los anales de la exploración. Algo, que durante mis años de exposición y defensa del  hecho histórico, y del hecho natural, veía no era reconocido en el Ecuador, o en el resto del Mundo.

Recuerdo que cuando hace más de una década y media, llevaba el tema al Instituto Smithsoniano, o a la National Geographic Society for Exploration, me rebotaban una ,y otra vez, diciendo, aquellas las cuevas, “no eran famosas” como otras. Y por ende, no debían recordarse …! 

Mas allá de la incomprensión académica, y la crisis de los científicos profesionales, ya habían hecho un peso destructivo sobre la figura de Móricz, a través de su archienemigo, Hernán Crespo Toral, que desde su torre conservadora, no dejaba entrar en los dominios establecidos, a un húngaro argentino, asociado con el tema del “oro de los dioses. Sin imaginarse que un suizo, buscando pruebas, y sensacionalismo para sus nuevos libros, complicaría las cosas, y los límites, entre realidad y trans realidad.

Es así como no vemos en los textos de exploración que János Móricz, Gastón y Hernán Fernández así como Gerardo Peña Mateus, fueron los verdaderos descubridores, ya que los anteriores, no habían bajado, o se habían quedado merodeando en la superficie.

Sin dudas es una obligación renovar la verdad de los hechos, de una historia viva, que no está en los libros escolares de la educación ecuatoriana, o latinoamericana. De rescatar del olvido, y aparte del sensacionalismo, que la Cueva, y principalmente la figura de János Móricz, ha continuado emergiendo como iceberg de fuego, en el silencio de la cultura oficial, acartonada y decadente, de museos, instituciones académicas, que sólo cuidan su silla, y no dejan que el sistema convencional, puede ser perforado por los herejes.

Ellos, la expedición Moricz/Ceturis, fueron herejes, pero fueron epopeya. Abrieron lo que se intuía, lo que el húngaro/argentino seguía desde Europa, el símbolo de un ave, un espíritu y su santo desconocido, que los aborígenes también nombraban. Un pájaro ciego, que llevaba a un grupo de buscadores a horodar y probar, que ese mundo mítico, de lo subterráneo, era una realidad eternal.