15 de julio de 2008

Las Tablas Esmeralda de Thot el Atlante -Tabla I

Las Tablas Esmeralda de Thoth -Tabla 1
La Historia de Thoth, el Atlante


Yo, THOTH, el Atlante, maestro de los misterios, guardián de los registros, poderoso rey, mago, viviendo de generación en generación, preparándome para entrar a los salones de Amenti, dejando la guía de aquellos que van a pasar, estos registros de la poderosa sabiduría de la Gran Atlántida.

En la gran ciudad de KEOR en la isla de UNDAL, en un tiempo muy lejano, comencé esta encarnación. No como lo hicieron los hombrecitos de la era actual, los poderosos de la Atlántida viven y mueren, pero en lugar de cómo lo hacían de eones a eones, ellos renovaban su vida en los Salones de Amenti en donde el río de la vida fluye eternamente hacia delante.

Cien veces diez he descendido el camino oscuro que guía a la luz, y como muchas veces he ascendido de la oscuridad hacia la luz mi fuerza y poder se renovaban.

Ahora por un tiempo desciendo, y los hombres de KHEM (Khem es el antiguo Egipto) ya no me conocerán más.

Pero en un tiempo todavía no nacido surgiré nuevamente, poderoso y potente, requiriendo un informe de aquellos que quedaron atrás de mí.

Entonces tengan cuidado, Oh hombres de KHEM, si ustedes han falsamente traicionado mi enseñanza, puesto que los arrojaré de su alto estado hacia la oscuridad de las cuevas de las cuales vienen.

No revelen mis secretos a los hombres del norte o a los hombres del sur para mi maldición no caiga sobre ustedes.

Recuerden y cuiden mis palabras, puesto que seguramente volveré nuevamente y requeriré de ustedes eso que cuidan. Así es, incluso desde más allá del tiempo y desde más allá de la muerte yo regresaré, recompensando o castigando si han abandonado su verdad.

Grande era mi gente en los antiguos días, grande más allá de la concepción de las pequeñas personas que ahora están a mi alrededor; conociendo la sabiduría de lo antiguo, buscando más dentro del corazón del conocimiento infinito que pertenecía a la juventud de la Tierra.

Sabios éramos nosotros con la sabiduría de los Niños de Luz quienes habitaban entre nosotros. Fuertes éramos nosotros con el poder extraído del fuego eterno.

Y de todos esos, el más grande entre los hijos de los hombres era mi padre, THOTME, guardián del gran templo, enlace entre los Niños de Luz que habitaban dentro del templo y las razas de hombres que moraban en las diez islas.

Portavoz, después de los Tres, del Morador de UNAL, hablando a los Reyes con la voz que debe ser obedecida.

Crecí ahí de niño a la adultez, siendo enseñado por mi padre los antiguos misterios, hasta que a tiempo ahí crecí dentro del fuego de la sabiduría, hasta que ardió en una flama consumiéndose.

Nada deseé más que el logro de la sabiduría. Hasta que un gran día la orden vino del Morador del Templo que me presentara frente a él. Pocos habían entre los hijos de los hombres que hubieran mirado esa poderosa cara y vivido, puesto que no como los hijos de los hombres son los Hijos de la Luz cuando no están encarnados en un cuerpo físico.

Elegido fui de los hijos de los hombres, enseñado por el Morador para que sus propósitos fueran cumplidos, propósitos todavía no nacidos en el vientre del tiempo.

Largas eras habité en el Templo, aprendiendo siempre y todavía más sabiduría, hasta que yo, también, alcancé la luz emitida del gran fuego.
Me enseñó él, el camino a Amenti, el inframundo en el que los grandes Reyes se sientan sobre su trono de poder.

Una profunda reverencia hice en homenaje ante los Señores de la Vida y los Señores de la Muerte, recibiendo como mi regalo la Llave de la Vida.

Libre fui de los Salones de Amenti, no destinado a estar muerto en el círculo de la vida. Lejos a las estrellas viajé hasta que el espacio y el tiempo se convirtieron en nada.

Después de haber bebido profundamente de la copa de la sabiduría, miré en los corazones de los hombres y ahí encontré misterios más grandes y estaba contento. Puesto que solamente en la Búsqueda de la Verdad podría mi Alma estar tranquila y la flama interior estar apagada.
A través de las eras viví, viendo a aquellos a mi alrededor probar de la copa de la muerte y regresar de nuevo en la luz de la vida.

Gradualmente desde los Reinos de la Atlántida pasaron olas de conciencia que había sido una conmigo, solamente para ser recolocadas por semillas de una estrella inferior.

En obediencia a la ley, la palabra del Maestro se volvió flor. Descendentes a la oscuridad se volvieron los pensamientos de los Atlantes, hasta que al fin en esta cólera surgida de su AGWANTI (esta palabra no tiene equivalente; significa un estado de indiferencia), el Morador, hablando La Palabra, llamando al poder.

Profundo en el corazón de la Tierra, los hijos de Amenti escucharon, y escucharon, dirigiendo el cambio de la flor de fuego que arde eternamente, cambiando y cambiando, usando el LOGOS, hasta que ese gran fuego cambió su dirección.

Sobre el mundo entonces se abrieron las grandes aguas, inundando y hundiendo, cambiando el equilibrio de la Tierra hasta que solamente quedó el Templo de la Luz parado sobre la gran montaña en UNDAL todavía surgiendo del agua; algunos hubo que estaban viviendo, salvados del torrente de las fuentes.

Me llamó entonces el Maestro, diciendo: Reunid a mi gente. Llévalos por las artes que has aprendido a través de las lejanas aguas, hasta que alcances la tierra de los velludos bárbaros, morando en cuevas del desierto. Sigue allí el plan que todavía conoces.

Reuní entonces a mi pueblo y entré al gran barco del Maestro. Hacia arriba nos elevamos en la mañana. Oscuro debajo de nosotros yace el Templo. Repentinamente sobre él surgen las aguas. Desaparecido de la Tierra, hasta el tiempo señalado, fue el gran Templo.

Rápido volamos hacia el sol de la mañana, hasta que debajo de nosotros yació la tierra de los hijos de KHEM. Furiosos, con palos y lanzas, elevados en ira buscando asesinar y completamente destruir a los Hijos de la Atlántida.

Entonces elevé mi báculo y dirigí un rayo de vibración, alcanzándoles en sus caminos como fragmentos de piedra de la montaña.

Después les hablé con palabras tranquilas y pacíficas, hablándoles del poder de la Atlántida, diciendo que nosotros éramos hijos del Sol y sus mensajeros. Los intimidé con mi manifestación de magia-ciencia, hasta que a mis pies se postraron, cuando los liberé.

Mucho habitamos en la tierra de KHEM, mucho y todavía más nuevamente. Hasta que obedecieran las órdenes del Maestro, quien mientras duerme no obstante vive eternamente, envié a los Hijos de la Atlántida, los envié en muchas direcciones, que desde el vientre de la sabiduría del tiempo puede surgir nuevamente en sus hijos.

Largo tiempo habité en la tierra de KHEM, haciendo grandes trabajos por la sabiduría dentro de mí. Hacia arriba crié en la luz del conocimiento a los hijos de KHEM, regados por las lluvias de mi sabiduría.

Maldije entonces un camino a Amenti para que pudiera retener mis poderes, viviendo de era a era un Sol de la Atlántida, cuidando la sabiduría, preservando los registros.

Pocos grandes los hijos de KHEM, conquistando personas a su alrededor, creciendo lentamente hacia arriba en la fuerza del Alma.

Ahora por un tiempo me voy de entre ellos hacia los oscuros salones de Amenti, profundo en los salones de la Tierra, ante los Señores de los poderes, cara a cara una vez más con el Morador.

Me levanté en la entrada, una puerta, un portal guiando hacia a Amenti.

Pocos habrían con el valor para atreverse, pocos pasan el portal al oscuro Amenti. Erigí sobre el pasaje, yo, una poderosa pirámide, usando el poder que supera la fuerza de la Tierra (gravedad). Profundo y todavía más profundo coloqué un fuerte o cámara; desde ahí tallé un pasaje circular alcanzando casi la gran cima.


Ahí en el ápice, coloqué yo el cristal, enviando el rayo hacia el “Tiempo-Espacio”, atrayendo la fuerza de lo etéreo, concentrándose sobre el portal a Amenti.

Otras cámaras construí y dejé vacantes para todas las apariencias, no obstante ocultas dentro de ellas están las llaves a Amenti. El que con valor desafiare los reinos oscuros, primero dejen que se purifique por un largo ayuno.

Yacerá en el sarcófago de piedra en mi cámara. Después revelaré a él los grandes misterios. Pronto él seguirá a donde lo encontraré, incluso en la oscuridad de la Tierra lo encontraré, Yo, Thoth, el Señor de la Sabiduría, lo encontraré y lo tomaré y moraré con él siempre.

Construí la Gran Pirámide, modelé después la pirámide de la fuerza Terrestre, ardiendo eternamente para que, también, pueda permanecer a través de las eras.

En ella, construí mi conocimiento de “Magia-Ciencia” para que pueda estar aquí cuando nuevamente regrese de Amenti, sí, mientras duermo en los Salones de Amenti, mi Alma que vaga libre encarnará, morará entre los hombres en esta forma u otra. (Hermes, el tres veces nacido)

Emisario en la Tierra soy del Morador, cumpliendo sus órdenes para que muchos puedan ser elevados. Ahora regreso a los salones de Amenti, dejando detrás de mí algo de mi sabiduría. Preserven y mantengan la orden del Morador: Eleven siempre sus ojos hacia la luz.

Seguramente a tiempo, son uno con el Maestro, seguramente por derecho ustedes son uno con el Maestro, seguramente por derecho todavía son uno con el TODO.

Ahora, me aparto de ustedes. Conozcan mis órdenes, manténganlas y sean ellas, y yo estaré con ustedes, ayudándolos y guiándolos hacia la Luz.

Ahora ante mi se abre el portal. Bajo en la oscuridad de la noche.


22 comentarios:

  1. muy lindo lo escrito por quien ? quisiera saber no se si es hermes o esa tal debora pero si fuera debora se nota que esta muy influenciada y llevada al punto de parecer que fuera el mismo hermes su escritor muy lindo me gusto y es una señal de esperanza muy parecido a la de cristo o como dicen en otras paginas hermes tal ves instruyo a abram y bue creo que todos los profetas estudiaron y analizaron lo dicho por sus anteriores para analizar y buscar el contenido de su discurso lleno de sabiduria ,,,, yo quiero decir que los hombres somos tan listos que nos complicamos con un orden que da facilidad pero esa facilidad se consigue con complicades ,, pero al observar a los pajaros me doy cuenta de algo ellos son sencillos como la luz del sol pero complejos y aun asi comen con facilidad y son libres segun el aire o la tormenta los uyente pero en fin son libres del todo pero ala ves exclavos a sus cambios como todos y que queda para los hombres que dominamos tecnicas de transformar y unir cosas para hacer nuevas simulando al divino poder de la NATURALEZA y en fin nos vamos de esta vida amandola y sabiando que nos equivacamos en mucho y el consuelo es que tuvimos gentes y momentos con otros y el resumen de antes de irnos para nosotros mismos seria porque no vivi mejor y haciendo lo mejor , como el pajaro que hace lo mejor que puedo o como los arboles que hacen lo mejor de su existencia en definitiba hacen lo que les fue organizado en su formacion natural y el hombre se auto transforma y porque no hacerlo de lo mejor que podemos , porque el camino al principio es uno y al medio hay millones de unos y al final hay uno , el mejor y el verdadero el unico lo importante ...y bueno eso queria decir y expresar me inspire leyendo eso tan hermoso y magico por su contenido esperanzador mi mail es tatosaurio@hotmail.com para que se comuniquen conmigo las personas que tengan pensamientos de esperanza y analisis de lo macabro para haci hacerlo luz aunque como dice hermes la luz y la oscuridad son lo misma cosa .

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo:

    Hasta donde sé, el escrito pertenece a Hermes, solo firmo las cosas que escribo.

    Y esa tal Débora es la dueña de este blog, buscadora incansable del mundo subterráneo, que por eso citó este párrafo, de un escrito aún más largo.

    Hermes en sí es la representación, más que de un hombre, de un espíritu colectivo, una idea que trasciende tiempos.

    En la tierra conviven la dualidad, bien-mal, luz-oscuridad, la polaridad de los opuestos, y como especie nos toca aprender de estos estados para si evolucionar.

    Saluda
    Débora

    ResponderEliminar
  3. No perdais el tiempo buscando sabiduría donde solo hay fantasía, las supuestas tablas esmeralda no las ha escrito vuestro reverenciado Thot, son uno de los muchos fraudes que harán perder tiempo y dinero a mas de un sincero buscador de verdades...

    La verdad y su hija la sabiduría no necesita ni maestros, ni guías ni de oscuros salones subterraneos, la llevais dentro de vosotros y la teneis escrita en todo lo que vuestros ojos ven, aprended solo a caminar por vuestro pensamiento, a no dejaros enganar por los muchos espejismos que encontrareis en vuestros desiertos interiores y a no rehuir las constantes luchas que tendreis que librar contra vuestros dragones y, poco a poco, podries comprobar como, cada día, el sol de la mañana os regalará un nuevo y pequeño rayo de sabiduría.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido predicador desde el anonimato ...

    Veamos. Thot, es Hermes, y Hermes como sabemos es una idea, que engloba una visión más profunda.

    Aquellos que bien estudiamos estos temas así lo entendemos.

    Solo se confunde aquel que toma como literal su figura, porque Hermes representa un colectivo.

    Las Tablas Esmeraldinas son parte de ese "colectivo" y a mi entender si cuentan con información trascendente, no solo palabra muerta o inventada.

    El mundo subterráne, es parte de esta alegoría.

    Solo el buscador sincero, comprende. El acceso a la caverna no es para todos.

    Saluda
    Débora

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué crees que esas tablas cuentan información transcendente?, ¿Acaso conoces la historia de su descubrimiento con nombres y apellidos?, ¿O quizás las has visto y te ha sido explicado, de modo creible, como las tradujeron desde el idioma "atlante"?...

    Tu nombre, Débora, significa abeja en hebreo, por ello no debes dejar que envenenen tu miel con nectar ponzoñoso, la flor que buscas no crece en el verbo de los charlatanes, sino en el simple fluir de la vida cuando no te sometes ante ningun maestro ni te rindes en la busqueda de la verdad, quizás entonces puedas encontrar una pista que seguir tras el primer silencio del amanecer o tras el rugido del trueno despues de una tormenta de Otoño...

    Sea como fuere, ten por seguro que no hay ninguna información transcendente en esas tablas, no te engañes, solo son palabras que el viento se llevará.

    Por cierto, soy el predicador desde el anonimato.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido predicador, ahora titulado Javier:

    Veo que mi respuesta tuvo su efecto, y logramos sacar la verdadera personalidad, algo oculta en el primer mensaje.

    Creo que cuando se deja un comentario, como el tuyo, y con cierto enojo por no ser correspondido en tu pensamiento en cuanto a las Tablas Esmeraldinas, debes agregar "es mi opinión personal", ya que nadie tiene la verdad de nada, y menos la estableceremos intentando denigrar o denostar aquello que no compartimos.

    Por otra parte mi querido predicador, tengo bien claro quién soy y aquello que intento transmitir, por algo este blog, guste a quién le guste, es ya un referente indiscutido, y una de las cosas que logró ese status es precisamente la calida de la información aquí publicada.

    En cuanto si conozco el idioma atlante y su historia, no lo dudes por un minuto, dalo por echo.

    Desde los once años que llevo estudiando esos mundos perdidos.

    Y vuelvo a repetir, más allá que te enoje mi respuesta, las tablas esmeraldinas son legados de aquellas civilizaciones hoy desaparecidas, es mi opinón, y ni tu ni nadie me la harán cambiar.

    Débora, la judía errante

    ResponderEliminar
  7. Hola, estimada Debbie:

    Soy el otro Javier, el de siempre, el que no escribe anónimos ni predica. Sólo quiero que quede bien clara mi identidad, soy aquel que te envió recientemente un email.

    Un abrazo.
    Javier.

    ResponderEliminar
  8. Ves enojo donde no lo hay, Débora, tu blog me gusta y, lo que recoges en el, me enseña que es posible que otros ojos miren la misma realidad que los mios y vean otra cosa, lo cual me acerca a la verdad.

    Lo cierto es que no me importa que mis palabras no sean compartidas o entendidas por los demás, los que buscamos la sabiduría estamos acostumbrados a estar solos y a caminar en la oscuridad bajo la sola compañía de las estrellas, quizás bajo la luz, también, de alguna estrella de oro...

    En fin; mi estimada judia errante; te agradezco tus respuestas y ten por seguro que volveré a visitar tu blog ya que, entre otras cosas, me gusta la musica que he descubierto en el.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Débora...

    Sólo quería darte mi apoyo en tus inquietudes. Librepensadora y buscadora incansable, aparte de una gran calidad humana...

    ¡Fuerza amiga!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Marga! Un abrazo desde el otro lado del Atlántico! Debbie

    ResponderEliminar
  11. Hola Javi:

    Salvo que tengas personalidades múltiples, creo que se bien quién sos, no me confundo. Estate tranquilo. Un abrazo, Debbie

    ResponderEliminar
  12. Estamos llegando,muy cerca esta el tiempo
    nuestra ansiedad es infinita

    ResponderEliminar
  13. Los tiempos son ciertamente!

    Saluda
    Débora

    ResponderEliminar
  14. Seamos Mente cierta de los tiempos
    en el espacio ...

    Saludos Débora

    ResponderEliminar
  15. tHOT
    fue mi maestro... e smi maestro en ascension!
    creo cada una de las cosas que estan aca... en primera fila..
    no por el escrito en si.
    sino porque hasta el dia de hoy todo me condujo aca..a tu blog.. y termino diciendome que el fue y es mi maestro ascendido.
    No hagas caso de anonimos...no pierdas energia.
    Segui en tu busqueda que pronto todo se nos mostrara.
    Seguro sabes algo de esto peor te lo dejo...buscalo asi en youtube:
    "Drunvalo Melchizedek Español" y ojala sirva para sumar mas. Es una muy buena clase de historia. Dond epor lo menos ami... me sirvio para unir cabos. y sacar conclusiones.
    Solo mi verdad, que con el tiempo esta gran red sentira la misma!
    Saludos desde algun lugar de este plano.
    En un tiempo nos encontraremos de eso seguro!
    Y si digo que es mi maestro ..es porque he escrito su nombre, como quien escribe un garabato, en el momento que podia, en los ultimos años del secundario... sin explicacion.
    Los años que largos se hiceron... me dijeron que existio.
    eso... es fortuna.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Hola:

    Te diré, Drunvalo me cae bien, en Crónica tenemos un post donde se recoge una interesante historia por él narrada.

    Ahora bien, me caería mejor si dejara de invocar a Thot como su maestro canalizador, o mejor dicho ascendido, en lo cual no creo. ¿No sería mejor sincerarnos, y decir que tal vez nuestro inconsciente desconocido provoque ese tipo de "contacto"?.

    Más allá de mi opinión, con la cual seguramente no coincidirás, aquí vale el mensaje trasmitido, que es heredera de una corriente invisible, y donde se vislumbra la mano de la Hermandad Blanca, aún no manifestada en la tierra. Pero ya será.

    Se bienvenido igualmente a Crónica Subterránea!

    Un abrazo
    Debbie

    ResponderEliminar
  17. PUES YO SI CREO Y DIOS TIENE MUCHAS FORMAS Y ROSTROS ADEMAS LA VERDAD SALDRA A FLOTE

    MARTIN VEGA

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. devora solo los hombres locos somos los que pueden cambiar este mundo, por que solo alguien que cree k puede hacerlo podra hacerlo,


    mucha gente habla, salen de su boca muchas cosas, pero al final no dice nada, yo mi kerida amiga, yo hablo lo menos posible,

    estimada, vine a este mundo para poder regresar a ese mundo subterraneo, si tu me tomas de la mano , yo te mostrare los caminos k llevan a agartha

    Yaestas

    ResponderEliminar
  20. Gracias Yaestas, pero mi camino no es hacia Agartha. Saluda, Débora

    ResponderEliminar
  21. Cada uno en su estado llego aqui donde debio estar.
    Unos para abajo buscando la verdad y su luz.
    Otros para arriba, iluminados siendo su verdad y su luz.
    Aqui en este tiempo en el que ya no habra pronto el tiempo,debes seguir tu propia luz hasta donde solo tu puedas transitar.
    Solo te conocere cuando atravecemos ese portal del que solo tu y yo buscamos anhelamos y andamos.
    Todos poseemos el libre desear por donde transitar y eso excluye cualquier definicion por mas razonable que esta sea,no soy igual a ti aunque me parezca,vine de otro lugar y sin embargo cohabitamos juntos,al final solo en la eternidad no cesaras de encontrar la verdad puesto que siempre se revelara asi sola en tu caminar, infinitamente y por siempre!
    Luz en tu andar!

    ResponderEliminar