7 de agosto de 2008

El visitante de Lánulos

El visitante de Lánulos
Débora Goldstern


Hoy vamos a referirnos a un extraño suceso que tuvo lugar en los años 60’. Aunque no se trata de una típica crónica subterránea ya que está más relacionada con el fenómeno ovni, pensamos que si puede haber una conexión. Veamos.

“El 2 de Noviembre de 1966 Woodrow Derenberger atravesaba la ciudad de Mineral Wells, situada en el estado norteamericano de Virginia Occidental, conduciendo su camión desde Marieta (Ohio), vio una nave que descendía sobre la carretera hasta detenerse frente a su vehículo.


Un hombre salió de la nave y se le acercó. Mediría 180 centímetros, tenía la tez oscura y los ojos ligeramente rasgados. Vestía unos pantalones azules brillantes y un abrigo oscuro.

Durante un rato permaneció el desconocido de pie ante él, con los brazos cruzados sobre el pecho y sin despegar los labios. Luego volvió a su máquina y partió. Pero, según el testigo, volvió más tarde y se desarrolló una amistad entre ambos, hasta llegar a ser conducido el camionero a un desconocido lugar llamado Lánulos, donde visitó extrañas ciudades, que él describió, así como la escritura oriental que sus visitantes utilizaban”.

La comunicación entre Deremberger y la entidad que dijo llamarse Indrid Cold, se desarrolló en forma telepática. Según el contactado, Lánulos pertenecería a Ganímedes, una de las lunas de Júpiter.

Los encuentros entre Derenberger e Indrid Cold, se extendieron desde 1966 hasta 1968. Su caso adquirió notoriedad y hasta escribió un libro sobre su experiencia, “Visitante de Lánulos” (1971).

Paralelamente, en el mismo año en que Ingrid Cold inició su relación con Derenberger, se desató el asunto del Hombre Polilla, misterioso ser que aterrorizó a los pobladores de Point Plaseant, también en estado de Virginia. Cuando la noticia se conoció atrajo infinidad de investigadores de todos los Estados Unidos, uno de los cuales fue John Keel quién más tarde escribiría “Mothman: la última profecía”.
¿Estaba la presencia del Hombre Polilla asociada al enigmático visitante de Lánulos? Es una pregunta que aún no tiene respuesta. Lo cierto es que Derenberger, comenzó a ser acosado por extrañas llamadas donde se le pedía silenciar su testimonio, así como percibir extraños ruidos inquietantes. Luego de publicar su libro, “su casa fue saqueada varias veces y le desaparecieron objetos en misteriosas circunstancias.

"He escrito cartas," escribía más tarde, "que he ido a dejar personalmente en la oficina de Correos y no han llegado a su destino". También dijo haber sido interrogado por hombres del gobierno. Más tarde sufrió el descrédito, y decidió exiliarse a Brasil, donde continúa residiendo en la actualidad.


En cuanto a nuestras asociación subterránea, pensamos que el caso Derenberger mercería una revisión, ya que quizás el visitante de Ganímedes, tenía una residencia más próxima y cercana, quizás de origen subterráneo.

La pista es la escritura similar a la oriental, que quizás a su vez corresponda a una grafía más antigua, pero de corte terrestre.

Como venimos repitiendo, muchos son los caminos que llevan al mundo subterráeo, y en sus intrincados laberintos, hay infinitas entradas, pero solo una es la puerta correcta.
Bibliografía
Galant, Armando. Viajeros al mundo Oculto
En: Más Allá, nº 42, 1992



Unsolved Mysteries - Mothman



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada