6 de agosto de 2008

Los Intraterrestres Existen

LOS INTRATERRESTRES EXISTEN


Débora Goldstern©


Este Capítulo corresponde a "Cueva de los Tayos: Morada de Hombres Sabios", de pronta aparición


Marie-Therése Guinchard y Pierre Paolantoni son dos investigadores franceses que en la década de los 70’ recogieron sus experiencias de una entrevista realizada con Moricz en un raro libro, Los Intraterrestres Existen.

El trabajo de los franceses es importante porque es una de las pocas oportunidades donde Moricz, que en el libro está camuflado bajo el nombre de Yan, se explaya acerca de las motivaciones que lo inspiraron a emprender la búsqueda de los tesoros escondidos en las profundidades.

Antes de introducir al lector en el relato, se hace necesario mencionar algunas incongruencias detectadas. Por ejemplo: no hay especificación en cuanto fechas, solo algunos supuestos o precisiones vagas. Tampoco resulta muy clara la posición adoptada por Juan Moricz de negar su identidad; y por último la introducción del factor ufológico-intraterrestre que agrega más confusión a la narración. A pesar de estas alertas, el libro resulta válido y es un testimonio que merece ser conocido.

Desde los primeros capítulos lo autores señalan el “carácter fantástico de la historia”, que es contada en tercera persona por Yan, “arqueólogo húngaro, venido directamente de su país natal para poner al día el fabuloso tesoro de Atahualpa, el inca vencido, traicionado, asesinado por las hordas españolas del siglo XVI”.

“Vuelvo sobre mis pasos, consciente de la dimensión de mi descubrimiento, Decido pues hacer todo lo necesario para explorar a fondo la ciudad bajo los Andes, pero con el material y el equipo requerido para una empresa de tal naturaleza”

“Necesité un mes para volver a la ciudad // Informé a mis amigos del fabuloso descubrimiento y les expliqué la urgente necesidad de organizar una expedición, con víveres, luces portátiles, armas, etc ... El costo de la operación, las dificultades de acceso al lugar, los peligros conocidos y desconocidos, hacían vacilar a todos aquellos en los cuales confiaba // Quedaba pues, desesperado en la misma puerta de lo desconocido sin poder entrar cuando José (el abogado)[1] aceptó ayudarme. Ciframos el costo de la expedición y gracias a él logramos reunir el capital. // Para preservar la paternidad de mi hallazgo, hay que oficializarlo. Sin esperar otra cosa que un apoyo moral, pedí audiencia a los Ministros de Cultura y Turismo.

// “El descubrimiento de una civilización subterráneo no sería divulgado oficialmente hasta no tener las pruebas irrefutables, palpables de su existencia, por ejemplo, con objetos, documentos o fotografías que atestiguaran la autenticidad de mi relato. Solo entonces, las autoridades organizarían una nueva expedición //
Este descubrimiento será el suyo – me dijo el Ministro de Cultura – pero no las grutas, puesto que encontrándose en nuestro territorio, incumbe a nuestro gobierno decidir su explotación.
Se entiende que sabremos recompensar sus servicios en su justo valor. En el fondo no me creía, pero no quería correr el riesgo de pasar al lado de lo que podría ser una fortuna para el estado. Su representante insistió mucho en que la operación se organizara con la mayor discreción, sin llamar la atención de un poderoso país vecino y de los periodistas en busca de noticias sensacionales “.

Después de 10 días de caminata por la selva junto al “abogado”, Moricz, arriba a la Jibaría de sus amigos. Allí tiene una entrevista con el gran jefe de la aldea a quién ruega para que permita que su hijo, Genaro, lo guíe hasta las cuevas como la vez anterior.

“El orgullo del viejo cede ante la evocación de sus ancestros que le digo, hallarían cobarde a su hijo comparado conmigo, puesto que estoy dispuesto a arriesgar la vida por encontrar la civilización subterránea. Nos advierte los peligros que vamos a correr y nos cuenta la historia de los intraterrestres, tal y como la aprendió de su padre”.[2]

“Los habitantes de las cavernas son Dioses – afirma- Han dominado la fuerza de la tierra y la del sol. Poseen el rayo que mata con el que puedes perforar las montañas. Su reino se extiende más debajo de las raíces de la selva virgen, Mi padre ha visto cuando andaba cazando, abrirse la tierra y elevarse al cielo una estrella brillante. Nunca llegaréis al lugar sagrado si las sombras que lo habitan no quieren.

El sabio anciano miró largamente el fondo de mis ojos y colocó sus dos manos sobre mi pecho. Sólo tú podrás oír sus voces. Tú, sólo, pues conoces la lengua de nuestros padres. Pero ten cuidado con los que tus ojos van a ver. No podrán soportar el resplandor de los metales que brillan como el fuego. No debes tocar nada. No debes llevarte nada, ni un átomo de ese metal de fuego aunque creas que estás solo, sus miradas te seguirán a dondequiera que vayas”.

El descenso de Moricz a la Cueva.

“Una escala de espeleólogo nos permite pasar los pies sobre el suelo resbaladizo de excrementos de pájaros nocturnos que habitan este agujero vertical (Tayos) // Nuestros dos guardias armados, los jíbaros y nosotros mismos, palas y picos en mano, en poco tiempo limpiamos unos cuantos metros de pasillo // No advertimos ningún rastro de cemento. Estas piedras se ajustan unas con otras al décimo milímetro.

En compañía de José y de un guardia, rehacemos el camino que recorrimos la primera vez y que nos lleva a la primera sala iluminada ... por la columna de cristal. // un disco que cubre la superficie del techo se dibuja encima de nuestras cabezas, un disco claro, cuya débil claridad invade paulatinamente todo el espacio de la gruta ... No es una luz de día; sino una especie de dulce fosforescencia que baña la inmensa sala sin permitir la más mínima zona de sombra. ... ¿Por qué prodigio de ingenio se puede crear semejante flujo luminoso?”.[3]

“Se oye el estruendo de un torrente, el agua irrumpe de pronto dentro de nuestra galería ....” // “ ... La caída del agua obtura completamente la salida // Decido cruzar el agua .. Pasado el muro de agua me hallo en un promontorio sobre el que rompe el agua. Ante mi una caverna inmensa se abre sobre la selva virgen... cuyas proporciones aproximadas son de veinte metros de ancho por treinta de largo. La altura máxima debe estar entre diez y quince metros // Siguiendo el curso de la cascada descendemos hasta la parte más baja de la caverna”

En este punto de la narración los dos exploradores dan con un osario, donde reposan miles de esqueletos sin cabezas.

“Bajo nuestros pies, a través del agua que desborda el lecho principal de la cascada, veo piedras ajustadas, pulidas, gastadas debido a la erosión del agua. Son las losas que dibujan un camino hacia los bordes del bosque de la caverna // Cogidos de la mano, tanto es nuestro temor de caer el vacío, penetramos juntos, o casi, por la angosta puerta a un minúsculo pasillo que se prolonga hacia el interior de la montaña // Cegado por las ráfagas de viento y agua, busco apoyo con las manos en el suelo, para alejar de mi mente la penosa sensación de ya no reposar sobre la tierra firme...”

“Escarbo la tierra húmeda. A unos diez centímetros, mis uñas tocan la roca. Es plana y lisa. .. aparecen losas // nos deslizamos al interior no sin dificultad ... Uno tras otro, bajamos por una escalera de escalones iguales. Una escalera sin fin. El haz de luz de mi lámpara, ahora más débil se pierde en las tinieblas sin encontrar obstáculo ... // Al pie de la escalera tomamos una trayectoria horizontal. Se trata de una galería sin construcción aparente. El piso es de tierra. La roca gris de la escalera es aquí negra y reluciente. Sin embargo no es obsidiana, pero es tan pulida en ciertos lugares que se refleja la luz de nuestra lámpara”

“Después de más de un kilómetro de marcha silenciosa, damos la vuelta hacia el oeste, donde la galería desciende en suaves pendiente. Llevábamos como una hora caminando, cuando desembocamos en una gruta oscura. Nos decepciona comprobar que esta es una cavidad sin mano de obra y techo muy bajo ... tiene también un pequeño lago en medio, pero ninguna caída de agua...esta vez si es un callejón sin salida.”

“Irrumpimos en la gruta que habíamos abandonado unas horas antes. Nuestras lámparas alumbran un gran boquete. El lago se ha secado ... Detrás de esa pared existe otra sala de donde venían esas manifestaciones sonoras que no se parecían a ningún fenómeno natural ... Había en él modulaciones agudas y graves, solo posibles de ser emitidas por animales o seres humanos” .[4]

Después de innumerables peripecias encuentra una puerta.

“A menos de dos metros, se abre una puerta que da a la plataforma. No la había visto! // Nos queda saber si cuando la gruta se llena de agua, y por consiguiente el lago, es ordenado o no es más que un fenómeno natural. Si es ordenado, es evidente que han querido eliminarnos sin conseguirlo, mientras ahora nos abren la vía. ¿Hacia qué otras trampas quieren conducirnos?. ¿Hemos merecido por fin entrar en la ciudad prohibida? ”

“En la oscuridad tres formas aparecen a mi derecha y tres a mi izquierda ... Son formas humanas, de estatura menor que la media normal contemporánea. Su cabeza es alargada y huidiza hacia el cráneo. ¿Portan cascos o un tocado de gran tamaño?.[5]

“Dando la vuelta alrededor de las sombras, descubro un inmenso pórtico, cuyas columnas encuadran la entrada de una galería. // Sentimos la curiosa sensación de caminar sobre un haz luminoso en movimiento, del que emergen nuestras cabezas // La fuente de luz proviene del fondo de la caverna. Una especie de espejo giratorio proyecta sus rayos hacia mí.

Avanzo hacia el centro de la sala ... a mí alrededor y hasta donde la vista alcanza veo un amontonamiento de oro centellante // A mis pies, por todos lados, inmovilizados en las poses más naturales, esqueletos humanos enteramente recubiertos de una fina capa de oro. Máscaras, collares y brazaletes, adornan a los que fueron sin duda los más altos dignatarios de esta misteriosa civilización”.

Descubrimiento de las planchas metálicas.

“En medio de la caverna de la que apenas veo la bóveda que aparece como un cielo sin estrellas ni luna, se halla un pupitre de piedra pulida. Encima abiertos, los unos al lado de los otros enormes libros de hojas de oro ... Apenas me atrevo a rozar sus doradas páginas sobre las que están grabado unos jeroglíficos”.

Los intraterrestres se comunican con Moricz.

“Repentinamente me veo de nuevo en las tinieblas. Toda la luz ha desaparecido. Un perfume que recuerda al incienso impregna el ambiente. // El tiempo ha suspendido su vuelo ... un resplandor lejano aclara progresivamente un podium .. se distinguen cuatro siluetas. Son hombres de talla menor a la media normal. Están vestidos con largos mantos o capas, cuyo material centellea bajo la luz. Vestiduras metálicas o ¿fibras mezcladas con hilos de oro?. Cada uno de ellos lleva sobre el pecho un triángulo plateado. Sus rostros están descubiertos. Aunque están bastante lejos, puedo distinguir sus rasgos ... ojos en forma de almendra alargada. El conjunto del rostro es oviforme, y a pesar de ello el mentón parece cuadrado. La frente alta. El cabello cubierto con una banda del mismo material que la capa, adornada con una piedra preciosa. Los ojos me parecen oscuros”

“Frente a estos seres que pertenecen a otro mundo y, no obstante, tan poco diferente a los terrestres no siento ninguna inquietud. Quisiera hablarles, pero ¿en que idioma?. ¿Español?. ¿Magyar? ... Titubeo todavía, cuando una voz, una voz que resuena dentro de mí, como una voz interior, se hace escuchar”.[6]

“Extranjero tu audacia te ha permitido superar las pruebas. Tú eres el primero que ha tenido el privilegio de llegar por nuestra voluntada hasta nosotros ... nuestra civilización domina desde siempre la fuerza del sol y la de vuestro planeta: Tierra ... en esos libros indestructibles, la historia de todas las civilizaciones está consignada: las de arriba y las de abajo. Puesto que nuestros conocimientos van más allá de estos muros de piedra // Os consideramos como hermanos, ni inferiores, ni superiores, solo distintos... Muchos entre vosotros conocen el secreto. Ellos os ayudan hace siglo sin que lo sepáis // Vuelve al lugar de donde viniste. El camino que va abrirse ante ti, será más fácil y de lejos guiaremos vuestros pasos. No toques nada que no te pertenezca, de lo contrario, nunca más encontrarás el camino que lleva a tu sol”.

Andreas Faber Kaiser, que fuera uno de los primeros investigadores en hacerse eco de este trabajó, intentó entrevistar a Guinchard y Paolantoni para que confirmaran la veracidad de lo narrado por Moricz, pero los franceses nunca atendieron sus reclamos.

En La Cruz del Diablo, su único artículo sobre la Cueva de los Tayos, Andreas cuenta su odisea:

“En 1987 telefoneé a Pierre Paolantoni a su casa de París. Me interesaba contactarle dado que catorce años antes también él había obtenido información de primera mano de Janos Moricz –que por cierto cambió hace años su nombre original húngaro de Janos por el español Juan -. Quedé con Pierre en que nos veríamos personalmente en la primera ocasión que yo tuviera de viajar a París. Cuando meses más tarde se dio esta ocasión, telefoneé previamente para acordar una cita. Atendió al teléfono su mujer Marie-Therese: que no hacía falta que fuera a verlos, dado que al día siguiente de mi primera llamada, Pierre Paolantoni había sido ingresado de urgencia en una clínica por haber sufrido un ataque cardíaco. Precisaba reposo absoluto y no quería ni oír hablar del tema. Durante el invierno de 1991 acudí repetidas veces al domicilio de los Paolantoni en París, pero jamás logré hablar con ellos cara a cara.”

Si la historia resulta difícil de digerir, juega a su favor que su principal protagonista nunca desmintió el relato, caso contrario de lo sucedido con el best-seller de Daniken, El oro de los dioses, que terminó desacreditado en público.

Se sucederían otras expediciones y en cada una de ellas se reafirmaría la existencia de los moradores de las profundidades.

[1] El abogado que no se menciona, es el Dr. Gerardo Peña Matheu, otra figura clave en la vida de Moricz y que en la actualidad sobrevive como uno de los pocos testigos de esta historia. También es importante remarcar el pensamiento del estado ecuatoriano en cuanto al descubrimiento y de la parte que supuestamente le correspondía al húngaro, que en todo caso resuelve el enigma de por qué Moricz luego sería tan evasivo en cuanto a no querer revelar el verdadero sitio del tesoro, conducta que mantendría hasta el final.
[2] Es interesante observar la relación que Moricz estableció con los Jíbaros, no solo por el extraordinario descubrimiento acerca del idioma magyar (que ya dijimos era considerado el antiguo húngaro arcaico), sino la percepción que de sí mismo tenía, llevándolo a decir: “pertenezco a otra raza y he llegado hasta ellos hablando su propia lengua. Puedo pensar que me consideran un ser excepcional”. Por otra parte surge por vez primera el asunto “intraterrestre”, donde se habla acerca de los misteriosos habitantes del enclave subterráneo.
[3] Moricz sugiere como fuente de energía la presenciad del radium.
[4] Sonidos como de cantos religiosos son escuchados a través de las paredes. ¿Alucinaciones? Inquietud en Moricz y Peña y miedo a morir encerrados. Fenómenos extraños que tienen como protagonista al lago.
[5] ¿Proyecciones?
[6] Telepatía




El video es parte del documental, Mundo intraterreno, realizado por el investigador ecuatoriano Jaime Rodríguez. La entrevista de Moricz es de la década del 70'.

13 comentarios:

  1. Interesante. Sería bueno retomar estas investigaciones en un sentido humilde, sin más interés que buscar el misterio, y conocer si hay alguna humanidad debajo de nuestros suelos.
    Desde España, un colaborador para un hipotético viaje.

    ResponderEliminar
  2. Mi investigación de los Tayos, ya lleva casi cinco años, y aún no termina, en cuanto al mundo subterráneo, es un estudio de toda la vida. Toda colaboración es bienvenida!

    ResponderEliminar
  3. ¿Es factible organizar una expedición seria en esa cueva?. Saludos. te paso mi correo si alguna vez, se plantea una expedición seria.
    alfrecarreras@hotmail.com.
    Si quieres me comentas como van tus investigaciones

    ResponderEliminar
  4. Hola Alfredo:

    Si, es posible organizar una expedición a los Tayos. Pero para ir a esa Cueva, hay que estudiar e iniciarse en sus misterios.

    No es solo cosa de ir para satisfacer una curiosidad, es mucho más.

    Además hay que recibir un llamado, una invitación. Si se entiende esto, entonces se está preparado para avanzar.

    Me pondre en contacto contigo.

    ResponderEliminar
  5. hola, este tema me tiene obsesionado. cuando dice estudiar mas concretamente a que material se refiere? si puedo contar con su orientacion me sentiria muy honrrado.igual para participar de lo que pueda creo tener la vocacion de un investigador, ya que de muy chico leo sobre todos estos temas.le dejo mi correo diego_nn73@hotmail.com. saludo atte. diego.

    ResponderEliminar
  6. Quando vais a Cueva de los tayos

    Jose Vicente

    ResponderEliminar
  7. Hola José:

    Es una buena pregunta ¿cuándo? solo Dios sabe, pero espero hacerlo pronto! Tengo un presentimiento que así será.

    Debbie

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes a todos, es un tema muy interesantey fascinante, espero el momento en que decidan realizar la expedicion para acompanarles. Soy Ivan Altamirano de Quito Ecuador.
    Mi correo es:altamiranoivan123@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. interesante el tema este es uno de los temas que mas me facinan la cueva de los tayos si algun dia se proponen ir a la cueva de los tayo contactenme mi msn es : ramses_1993gonzalez@hotmail.com

    Ramses :)

    ResponderEliminar
  10. Hola Ramses:

    Te tendremos en cuenta, saludos, Débora!

    ResponderEliminar
  11. hola debora me encantaria poder intercanbiar o comentar con vos sobre tu investigacionn espero tu respuesta te dejo mi correo eldj_22@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. mi nombre es franklin y soy de Bolivia aqui tambien hay muchos misterios en especial el del Dorado en la selva amazonica mi correo es frankj_pr@hotmail.com apoyo el conocer nuestra historia nuestra vida pero sobre todo nuestro origen

    ResponderEliminar
  13. Hola! Escribo desde Chile. Necesito saber qué contiene el libro de hojas de oro, si estos seres son buenos o malos? Por qué en la cueva hay esqueletos descabezados. Qué significa el oro para ellos.Quien tenga respuestas ruego escribir a: chicioalina@hotmail.com

    ResponderEliminar