21 de octubre de 2013

Diego Arandojo - 30 de Silencio - El Secreto de Guillermo Terrera - Entrevista Exclusiva - Débora Goldstern

Diego Arandojo
30 Años de Silencio
El Secreto de Guillermo Alfredo Terrera
Entrevista Exclusiva©
Débora Goldstern




La vida del polémico Guillermo Alfredo Terrera, es objeto de un trabajo documental que recientemente acaba de presentar, Diego Arandojo, reconocido guionista, y realizador cinematográfico, quién rompe con un tabú de años en cuanto a repasar la vida de este controvertido personaje, destacado académico, y que más tarde adquiriera fama como difusor esotérico, de la llamada corriente metafísica.

Crónica Subterránea contactó al joven Arandojo, para conversar en un reportaje exclusivo, donde interpelamos al joven realizador sobre su reciente documental, el cual adelantamos, dará que hablar.

Atienda el lector!

Diego Arandojo
Dentro de los medios de comunicación se te considera un profesional destacado, celebrado tu faceta como reputado realizador cinematográfico, guionista y escritor, por lo cual no sorprende tu abordaje esotérico en la presentación del documental de Guillermo Terrera,  género, que en su momento te llevó a concebir la obra de teatro Magia y Mística en el Río de la Plata. Sin embargo, intriga conocer cuales criterios de selección tuviste en cuenta para la elección de este personaje tan controvertido, considerado por muchos como polémico en su accionar.

Mi interés por los temas relativos al esoterismo proviene de mi adolescencia. Me inicié como lector de publicaciones argentinas y extranjeras como CUARTA DIMENSIÓN, MÁS ALLÁ DE LA CIENCIA y AÑO CERO, además de adquirir y estudiar libros de distintas casas editoriales como KIER, PLAZA Y JANÉS y MARTÍNEZ ROCA, entre otras, que han publicado colecciones sobre el universo metafísico. Con el paso de los años me interesé ya particularmente en la obra de los esoteristas Serge Hutin, Eliphas Levi, Jacques Bergier, Papus y Aleister Crowley. Mis estudios sobre la ciencia hermética influenciaron tanto mi obra escrita como audiovisual, muy especialmente el mediometraje que dirigí junto a Mauro Savarino titulado “Las 77 Páginas”, que dio nacimiento luego a la exhibición “Magia y Mística en el Río de la Plata”, que realizamos en el Teatro Nacional Cervantes.

En relación al Prof. Dr. Guillermo Alfredo Terrera, llegué a él a través de la historia del Bastón de Mando, asunto que me interesó por su connotación esotérica. Hacia el año 2010 comencé a pesquisar información al respecto y fui consiguiendo con mucho esfuerzo (ya que están descatalogados en general) sus libros “Antropología Metafísica”, “El Bastón de Mando en la Sabiduría de los Maestros”, “Wolfram Eschenbach”, pilares del concepto del llamado “Toqui Lítico” ó “Piedra de la Sabiduría”.

Partí de la obra metafísica del Prof. Dr. Terrera, desconociendo inicialmente sus estudios previos sobre el folklore y costumbres argentinas. Cuando accedí a “El Caballo Criollo en la Tradición Argentina”, comprendí que había algo más en este curioso catedrático cordobés, toda una faceta muy ligada a lo telúrico, de mucha calidad tanto antropológica como sociológica. Entonces proseguí mi investigación, adquiriendo los ejemplares de esta “primera etapa literaria” del autor en cuestión, enriqueciendo mi archivo.

La ausencia de material fílmico o en video (a excepción de la entrevista realizada por los investigadores españoles Jiménez del Oso y Benítez en 1989, dentro del programa especial dedicado al Cerro Uritorco; y algún que otro registro más bien amateur) me llevó a gestar la idea de realizar un largometraje sobre el Prof. Dr. Terrera.

¿Quién fue este hombre? ¿Por qué se lanzó a estudiar temáticas controversiales para el mundo académico convencional? ¿Cómo llegó a sus manos este Bastón de Mando? Algunas de las preguntas que rondaban mi cabeza en aquel entonces.

Ante la vasta obra literaria de este catedrático (más de 70 libros y cuadernillos) confeccioné un primer guión ó estructura dramática, en donde separé la información en dos segmentos: la obra “clásica”, folkórica, antropológica; y la obra dedicada al esoterismo y metafísica.

A continuación comencé a realizar entrevistas tanto con familiares (Nicolás Terrera y Victoria Terrera) como con discípulos y amigos del Prof. Dr. Terrera (Fabio Zerpa, Sergio Menossi, entre otros), explorando tanto el lado humano como autoral de este catedrático cordobés.

Mi meta como director y guionista era realizar un largometraje naturalista, sin voz en off ni efectos visuales estrambóticos, con una narrativa clara y concisa, en tono biográfico y neutral. Me pareció el camino ideal para narrar al protagonista, ante una obra literaria tan compleja y de diferentes aristas.

Básicamente: para contarle al público quién fue Guillermo Alfredo Terrera tenía yo primero que contármelo a mí, entenderlo, comprenderlo, profundizar en su ser. Lo cual me llevó casi 2 años de rodaje y post producción, además de constante reescritura del guión, tanto en papel como en la mesa de edición.

Sergio Menossi
La vida y obra de Guillermo Terrera abarca muchas aristas, pasando por lo estrictamente académico, hasta llegar a su posterior conversión como uno de los principales difusores del esoterismo metafísico en la Argentina, alcanzando su máxima expresión a través del famoso Bastón de Mando. Contame como se estructuró el proceso investigativo, y que documentación se utilizó en al armado del documental.

Un poco ya te lo relaté anteriormente: dividí su obra en dos grandes segmentos. 

Busqué la mayor cantidad de libros y artículos para tener un panorama lo más completo de su producción literaria. 

A esto se le sumó el testimonio directo de familiares, amigos, discípulos y estudiosos de lo metafísico, lo cual me permitió cotejar información oral con información escrita. También obtuve grabaciones en cassette de clases que brindó en su domicilio de la calle Manzone 181, de la localidad bonaerense de San Isidro. La famosa “Escuela Hermética Primordial de las Antípodas”.

Todo esto se bajó al guión de largometraje documental y a la mesa de edición, siguiendo la idea de generar un film naturalista, sin intervención de un narrador omnisciente, ó voz en off. Quería que el Prof. Dr. Terrera “hablara” a través de aquellos que lo conocieron en vida, o que se nutrieron de sus enseñanzas. Siempre manteniendo un punto de vista objetivo que permitiera que los espectadores evaluar al protagonista: para algunos es un Maestro, un Guía; para otros un catedrático que perdió el horizonte y se volcó hacia temáticas extrañas.

Para mí era clave poder reconstruir a Guillermo Alfredo Terrera desde base cero. Permitir, dar la libertad, al espectador a que genere su propia opinión, sin condicionamientos previos. 


A pesar de la adhesión que su visión sigue concitando entre sus seguidores, la figura de Guillermo Terrera se dimensiona como oculta al público, y aunque a través de los años se hicieron intentos por repasar algunos de sus trabajos, recién ahora con tu labor, se accede a su legado en la materia ¿A qué crees se debe esta omisión, en revalorizar su labor como representante destacado de la escena esotérica? ¿Simple prejuicio, o temor a la críticas?

Yo creo que se trata de una omisión adrede. De hecho muchas personas se han nutrido de sus libros metafísicos, les han cambiado alguna que otra palabra (o directamente no mencionan la fuente), y las ofrecen hoy en día en Capilla del Monte como cursos o libros.
Se lo borró del mapa al propósito, al menos así me parece. Por ejemplo: su obra “El Valle de los Espíritus” contiene mantras de fuerza para invocar las llamadas “Luces Cósmicas” que permiten entrar en conexión con la ciudad mitológica de ERKS. 

Esos exactos cánticos aparecen en libros de otros autores (editados a posteriori que “El Valle de los Espíritus”) que hallé, y no se menciona la fuente.

Aquí no hablamos de Derecho de Autor, sino más bien de una omisión dirigida. Me parece que a Guillermo Alfredo Terrera, tomando prestada una frase del escritor argentino Bajarlía: “lo mataron con balas de silencio”.

¿Cuál es la causa para generar este manto de silencio? Una pregunta difícil de responder con precisión.

Guillermo Alfredo Terrera
Una de las grandes objeciones en el rescate de la figura de Terrera, es su coqueteo con las ideas filo nazis de corte esotérico, lo cual me lleva a preguntar si es posible realizar un análisis objetivo teniendo en cuenta estas desviaciones, que para algunos observadores, puedan hasta resultar en ideas ofensivas.
 En principio hay que delinear el pensamiento político del Prof. Dr. Terrera. 

Provenía de un ambiente militar. 

Su padre (Nicolás Terrera) fue edecán del presidente argentino Hipólito Yrigoyen, y por tanto el joven Guillermo Alfredo se nutrió del radicalismo y el nacionalismo, además de tener un profundo amor por la Argentina y sus costumbres originarias.

Posteriormente y con el surgimiento del movimiento peronista hacia fines de la década del 40, Terrera afilió a este emergente partido, teniendo contacto con Juan Perón y otras figuras de la época. Militó en el peronismo dentro de un espectro más bien de derecha. Esto no quitó que, por ejemplo, compartiera charlas al público con figuras de la izquierda como Ernesto “Che” Guevara, a quien conoció mientras estudiaba en la Universidad Nacional de Córdoba.

La mentalidad política de Guillermo Alfredo Terrera está claramente condensada en el libro “Comentario político-social argentino”, editado en Córdoba en el año 1946. En la dedicatoria se lee: “A mis queridos padres. Al Coronel Juan D. Perón. A todos los hombres adheridos a la causa de la auténtica nacionalidad”. Y en la introducción explica: “Siempre he amado la lucha y la acción. A ella me debo en la integridad de mis principios y con la fuerza desinteresada de los años. Cuando se escribe y se lucha con honradez, sin deberle nada a nadie, se puede decir lo que se quiera y combatir a quien se crea invulnerable”. (Pág.13)

No le atraía en absoluto el comunismo. Al respecto dice: “El comunismo tiene muchas cosas malas: la principal, que se mantiene con una dictadura peligrosa. Todo queda en manos de un hombre, que aún cuando no se equivoque, según ellos, torna el sistema un poco criticable: errare humanum est. Aparte de ser muy humano el error, eso de quedar supeditado a la estricta voluntad de un hombre, por más bueno que sea, o por las mejores ideas que tuviera, es hasta cierto punto denigrante para la persona humana. (…) Nunca un hombre puede ser lo suficientemente grande, como para ser el amo de otro hombre. (Pág.59)

Y, más entrado el libro, remata: “Pensarán quizás algunos, por qué ataco yo al comunismo; si es tan ‘chic’ actualmente, hacerse el comunista o el intelectualoide de izquierda. Creerán posiblemente que lo hago defendiendo mis hipotéticos intereses. Pero resulta que no. Lo combato y combatiré siempre, lo mismo que al partido nacional-socialista; porque veo en ellos una regresión institucional; un totalitarismo absorbente y un paganismo inmoral y caótico”. (Pág. 64).

Esta visión la mantuvo a lo largo del tiempo. En otro libro titulado “Perón, Khaddafi y yo” (1983) resume su postura política, próxima a la Tercera Posición: “Soy un humanista con 40 años de vida pública y mis ideas y mis pensamientos están escritos para que no se pierdan con el soplo del viento y la Causa de Perón, que abracé hace tanto tiempo, todavía la sigo transitando con la fe y la esperanza de una definitiva victoria nacional y popular” (…) “En mis pensamientos y en mis libros no he tenido actitudes en contra de nadie, sólo he apoyado la verdad, la paz, el entendimiento fructífero entre los hombres, la justicia, la distribución equitativa de la riqueza y sólo puedo exponer con orgullo mi defensa de los biafranos, de los etíopes, los palestinos, los vietnamitas y los afganos, cuando el imperialismo los aplastaba con las bombas y los tanques”.Mi pobre ayuda a los pueblos desamparados del Tercer Mundo, lo hago con todo amor porque soy un revolucionario, un reformista político y social”. (Pág. 121).

Su afinidad y cariño hacia Medio Oriente lo vinculó con “La Liga Árabe”, realizando distintos viajes a Irán e Irak, en donde se entrevistó con figuras como Saddam Hussein, Muamar Gadafi o el Ayatolá Jomeini, quien le obsequió el “Turbante Blanco de la Sabiduría”. Buscaba coincidencias entre el “Libro Verde” de Gadafi y la Tercera Posición del peronismo.

Quizás, a modo de síntesis, todo este “cocktail” de cercanías políticas con el mundo palestino y una profunda convicción anti-imperialista lo hizo parecer, frente a Estados Unidos y sus aliados, como un extremista. Pero no he hallado registro alguno de actos violentos contra ninguna comunidad o minoría religiosa ni política en nuestro país o el exterior. 

El Prof. Dr. Terrera decía lo que pensaba y se hacía cargo de las consecuencias. Así me lo han hecho saber sus hijos y afectos cercanos, además de estar respaldado en sus escritos, como los extractos que expuse anteriormente. 

Entiendo que  tuviste algunas complicaciones en cuanto al entorno de Terrera, ya que algunos cercanos al profesor rechazaron ser entrevistados. No obstante lograste obtener grandes aportes en especial de los denominados discípulos ¿Cómo lidiaste contra estos contratiempos?

Sí, especialmente en la etapa que mencioné antes, aquella ligada a Medio Oriente. Creo que porque las figuras políticas que mencioné antes (Hussein, Gadafi y Jomeini) están consideradas en la actualidad como personajes siniestros, no así en la década del 60 o del 70, cuando eran serviciales a intereses de algunas potencias mundiales.

Un investigador del tópico esotérico de Capilla del Monte (que reside en Buenos Aires) también se negó a prestar testimonio sobre Terrera, pero aceptó encontrarse conmigo y me aportó una mirada más bien escéptica sobre la obra metafísica del catedrático cordobés.

Otros, como el artista plástico Sergio Menossi, me abrieron las puertas de su casa y aportaron testimonio e información relevante, con mucha calidez y humildad. A ellos mi más profundo agradecimiento.

Intenté tener las dos campanas de este asunto, para lograr que el audiovisual fuese lo más neutral y objetivo posible, siempre pensando en la libertad de pensamiento y evaluación del espectador.

Fabio Zerpa
Fabio Zerpa fue un gran difusor de la tarea de Guillermo Terrera, y uno de los pocos investigadores en citarlo como referente importante en su carrera ¿Qué lectura hacés de esta declaración?

Fabio Zerpa realizó, con su Editorial Uritorco, la primera edición de “Antropología Metafísica” (1984) y de otros dos libros más (“Bioenergía” y “La Destrucción del Planeta Tierra”) del Prof. Dr. Terrera.

Además le publicó un conjunto de informes en la revista CUARTA DIMENSIÓN que daría, años después, nacimiento al libro “Relatos Verídicos Extrasensoriales”, editado por Plus Ultra.

A nivel personal, Zerpa y Terrera estaban unidos por una amistad e intereses en común sobre las diversas temáticas esotéricas. Juntos realizaron varios viajes a Capilla del Monte e investigaron al Cerro Uritorco. Ejemplo de esto fue una emisión televisiva del programa de Zerpa titulado “MÁS ALLÁ DE LA CUARTA DIMENSIÓN”, en el cual se presentó el denominado “Triángulo de Fuerzas”, existente en la provincia de Córdoba y que disparó la popularidad del Cerro en cuestión.

De todos los testimonios recogidos ¿cuál es el que más te impactó?
Nicolás Terrera

El de sus hijos, Nicolás y Victoria. Porque fueron muy sinceros y honestos,permitiéndome entrevistarlos en la que fue la última morada del Prof. Dr. Terrera, en la calle Manzone al 300, en la localidad de San Isidro.

Fueron varias jornadas de rodaje, en un clima de hospitalidad y confianza. 



Sólo así uno como entrevistador puede articular una entrevista que vaya de lo general a lo particular; de lo grande a lo pequeño. 

Hablemos del Bastón de Mando. Obviamente la leyenda de Terrera, está íntimamente ligada a este objeto de poder, que tantos ríos de tinta hizo correr de su irrupción en la escena esotérica local. En este punto se hace necesario remarcar el papel de la Escuela Primordial de Ciencia Hermética, así como la figura de Orfelio Ulises Herrera ¿Qué datos emergieron durante tu pesquisa, acerca de esta primera época tan fundamental en la formación esotérica de Terrera, desarrollada a fines de los años cuarenta?

En relación al Bastón de Mando hallé información muy similar a la volcada en los libros del Prof. Dr. Terrera. Pero también me relataron datos nuevos e interesantes que yo desconocía. Por ejemplo: la utilización del Toqui Lítico para acceder a la videncia, a imágenes del futuro, de contenido sobrenatural; los cambios extraños de temperatura que sufría; la ubicación correcta que debía tener; su ubicación física cuando el Prof. Dr. Terrera daba sus clases en el domicilio de San Isidro, entre otros.

Durante 30 años tuvo que hacer silencio sobre el Bastón de Mando. Así lo solicitaron los Sabios que le entregaron esta pieza, con Orfelio Ulises Herrera a la cabeza, en aquella noche mítica del 26 de septiembre de 1948.  Fue recién hacia el año 1978 cuando comenzó a difundir el mensaje del Bastón de Mando que, sea dicho de paso, es un mensaje alentador y de paz para el Cono Sur y el resto del Continente “Armoricano”, como solía llamar a América.

 La tradición hiperbórea se erige como el cuerpo hermético desde el cual se escinde, según la visión de Terrera, el legado del Bastón de Mando, remontando sus orígenes espirituales hasta las entrañas del Tíbet. Esta interpretación supone una visión demasiada orientalista, que para algunos esotéricos andinos, constituye una concepción demasiado trasplantada, y no representativa de la región ¿Existe algún punto en el trabajo de Terrera, que sentís reconcilia posturas tan alejadas unas de otras?

Para él no eran alejadas. El Prof. Dr. Terrera creía que todo formaba parte de una unidad, por momentos visible, tangible, por otros totalmente invisible e inaccesible al pensamiento occidental. Un ejemplo bastante claro es su concepción de las llamadas “Escuelas Herméticas”, que trabajan como dueto en puntos diferentes del Planeta Tierra. Ahí radica su concepto de “Las Antípodas”. Escuelas con idénticos propósitos pero alejadas geográficamente. Él hablaba de la Thule del Norte y la del Sur; la Samballah del Norte y del Sur. Muchas de estas ciudades poseían conexiones (ó túneles) que las unían físicamente, además de poseer conexiones “metafísicas”, o ya enteramente psíquicas.

El Bastón de Mando fue hallado por Orfelio Ulises Herrera, un hombre humilde, un maestro de escuela que sintió el llamado espiritual que lo condujo hacia el Tíbet, donde pasó ocho años estudiando los arcanos para, por orden de los líderes tibetanos, regresar al Cono Sur y hallar la pieza arqueológica en cuestión. Así está explicitado en la obra metafísica del Prof. Dr. Terrera.

Diego Arandojo y Roberto Villamil
Pasemos al caso Erks. Además del desaparecido Acoglanis, Terrera fue sin dudas una de las voces más autorizadas en cuanto a la historia del enclave subterráneo capillense.  A pesar de su convergencia en el tema, ambos estudiosos mantuvieron serias divergencias de opinión, sobre algunas cuestiones esenciales de la historia de Erks, siendo el asunto Saruma, fuente de eterna división, ya que Terrera afirmaba que esta entidad era una persona distinta a la “supuestamente canalizada o incorporada por Acoglanis” ¿Cuál es tu opinión sobre esta disputa?

Para Terrera, Saruma y el Dr. Ángel Cristo Acoglanis eran dos personas diferentes, tanto en lo físico como en lo psicológico. Esto también me lo confirmaron los hijos del Prof. Dr. Terrera, Nicolás y Victoria, quienes compartieron (en momentos temporales distintos) encuentros vespertinos con Saruma y Acoglanis.

Lo único que unía a estos dos personajes intrigantes era su capacidad para invocar las Luces Cósmicas y abrir portales de visión de la ciudad mitológica de ERKS.

En cambio para Roberto Villamil, fotógrafo de las Luces de ERKS, Acoglanis y Saruma son la misma persona. Muchos otros también piensan de esta manera. Pero el entorno próximo al Prof. Dr. Terrera niega esta posibilidad, basándose en el testimonio del catedrático cordobés.

Realmente cada uno debe sacar su propia conclusión, consultando toda la bibliografía disponible al respecto, y cotejándola con testimonios de personas que hayan podido tener una relación cercana a Saruma ó a Acoglanis. 

Guillermo Alfredo Terrera
Volvamos al tema del Bastón de Mando. Luego del fallecimiento de Terrera en 1998, el símbolo lítico por excelencia sufrió los embates antagónicos de carácter familiar, transformándose en un amargo legado para sus actuales custodios. 

Ya para esa época circulaban rumores de varios bastones falsificados, que se rumorea hiciera fabricar el propio Terrera con el objeto de despistar a “ciertos interesados”. 

Otro informe señala que la pieza original sufrió un quiebre en tres partes, lo cual le habría restado poder ¿Cómo se desarrolla este punto crucial dentro del documental, teniendo en cuanto todos estos avatares?

Mi investigación me permitió entender, a grandes rasgos, lo siguiente: luego de la partida física del Prof. Dr. Terrera acaecida en el año 1998, se sucede una disputa entre los grupos esotéricos que habían permanecido al lado del catedrático cordobés hasta sus últimos minutos de vida.

Sergio Menossi - (Camino al Cerrro Uritorco)
¿Quién debía tener el Bastón de Mando y por qué, bajo qué justificación? Pregunta recurrente entre los miembros de las agrupaciones herméticas.

El problema radicaba (y radica actualmente) en que el Toqui Lítico debía ser entregado en vida por Terrera a un sucesor. Tal como Orfelio Ulises Herrera hizo con él. Pero esto no sucedió. Así que el legado quedó abierto, roto.

Existe también un conflicto interno de la familia Terrera, que no deseo exponer por respeto a ésta.

Dicen los entendidos en la materia que el Bastón de Mando está intacto pero “inactivo”, y que posee un propio destino. La metafísica apunta que ese nuevo custodio será alguien de corazón puro y bondadoso, alejado de cualquier interés de lucro personal con esta pieza arqueológica.

Una pregunta que no se puede soslayar, y de la cual te hago partícipe, siendo además comentario obligatorio de todos los círculos esotéricos locales, es porque no se designó un sucesor, de un objeto pensado, según Terrera, para regenerar a la Argentina.

Lo expliqué anteriormente: la sucesión debía ser en vida y no se realizó. El Prof. Dr. Terrera no halló a la persona idónea para pautar la ceremonia de entrega, y junto con su delicado estado de salud, dejó abierta la página de esta intrigante historia.

Sergio Menossi - (Terrera y Saruma)
Cuestión final ¿Qué recomendaría Diego Arandojo a todos los interesados en la figura de Guillermo Terrera?

En principio ver el documental.

Y, por otra parte, si realmente desean conocer al Prof. Dr. Terrera no se queden sólo con los libros relacionados con la Metafísica del Bastón de Mando. Accedan a obras como “Caciques y Capitanejos en la Historia Argentina”; “El Caballo Criollo en la Tradición Argentina” ó “Folklore de los Actos Religiosos”.

Vean un lado y el otro de este catedrático cordobés. Sus “dos rostros”, el clásico y el atrevido. Sólo así comprenderán por qué Guillermo Alfredo Terrera dedicó la última parte de su vida a temas tan intensos como controversiales.

Se jugó por lo que sentía correcto. No dudó. Avanzó hacia la oscuridad, portando su lámpara de conocimiento. 


Diego Arandojo
Infinitas Gracias!!!




Véase:
Site

4 comentarios:

  1. Donde podemos ver el documental? Soy de Rosario!

    ResponderEliminar
  2. El documental de Diego se va estrenar en Capilla del Monte, los primeros días de Noviembre.

    Aquí los datos: http://www.ciouritorco.org/16_congreso.php

    Débora

    ResponderEliminar
  3. Loable trabajo el que hace CRONICA, sacándo personajes tan interesantes y que son desconocidos para el gran público (al menos si lo éra en mi caso). Ya acertó plenamente no hace mucho con Cándido Victor del Prado alguien absolutamente recomendable para leer. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vos Andoni, no solo por tus palabras, sino por acompañar siempre a Crónica Subterránea. Un abrazo, grande, Debbie

    ResponderEliminar