9 de septiembre de 2008

Los ovnis y las hebras de la Virgen

Los ovnis y las hebras de la virgen


Hoy nuestra crónica subterránea, se hace eco de un extraño suceso que tuvo lugar en Francia durante los años 50'. Aquí el fenómeno ovni presenta una fenomenología poco usual, y que bordea lo místico. Creemos que es un caso atípico, no muy recurrente en la larga causística ovni. Ya veremos porque.

El 17 de octubre de 1952, a la hora del almuerzo, un extraño objeto apareció en el cielo azul y despejado de Oloron-Sainte –Marie, y los pueblos cercanos en el sudoeste de Francia. El director del Instituto de enseñanza secundaria de Oloron –Sainte –Marie estaba en casa a esa hora, mirando hacia el norte del pueblo desde la ventana del comedor, y vio una nube solitaria que cruzaba el cielo a una altura de 2.000 o 3.000 m.

Esto no tenía nada de particular; pero encima de la nube y viajando a la misma velocidad, había un objeto de forma cilíndrica, de color blanco y no luminoso, que avanzaba manteniendo una inclinación de unos 45º. La parte superior del cilindro se inclinaba en la dirección en que se desplazaba –hacia el sudoeste – y una nubecillas de humo blanco para salir de su parte superior. Delante del cilindro y viajando en la misma dirección se distinguían unos treinta objetos pequeños que parecían bolas de humo.

Con ayuda de los prismáticos, el director vio que cada uno de esos objetos pequeños consistian en una esfera roja central rodeada por un anillo amarillento, inclinado en forma tal que ocultaba la parte superior de la esfera. De hecho, los objetos parecían platillos provistos de una cúpula y se movían por pares, volando velozmente en zigzag; cada para parecía estar unido por algo así como un arco eléctrico.

Entonces se hizo visible un fenómeno secundario que imprimió a esta aparición un carácter muy particular. Los objetos pequeños dejaban largas estelas de una sustancia parecida a una hebra, que soltaba y flotaba lentamente hacia el suelo. Las hebras se enredaron en techos, árboles, paredes, farolas, cables de teléfono, etc. El material que los aldeanos bautizaron inmediatamente “hebras de la Virgen” parecía un hilo de nylon o de lana muy fina. Resultaba gelatinoso al tacto, y después se evaporaba y desaparecía, razón por la cual resultó imposible analizar su composición.

Los escépticos quedaron desconcertados; como mucha gente de la zona había visto lo mismo, era difícil considerarlo una alucinación. Sin embargo, las auténticas “hebras de la Virgen” las producen la arañas, y se sugirió que los festones de hebras procedían de millones de arañas migratorias, que sin ninguna justificación, se habían abatido como una plaga sobre aquella zona del Sur de Francia.

Pero esa explicación no consideraba el hecho de que, a diferencia de las telas de araña, las hebras de Oloron–Sainte –Marie se desintegraban en pocos minutos.

El furor provocado por el acontecimiento casi había desparecido cuando, el 27 de octubre, por los menos cien personas residentes en Gaillac, también en el sudoeste de Francia (incluidos dos oficiales subalternos de la Gendarmería), presenciaron la repetición de los acontecimientos de Oloron. Fue a la 5 de la tarde, y la única diferencia era que había veinte platillos pequeños, que se acercaron mucho más al terreno en sus maniobras en zigzag; su altitud mínima fue de una 400 m. En esta ocasión, los testigos compararon las hebras que caían con fragmentos de fibras de vidrio. Seguían cayendo y evaporándose lentamente, mucho después que el cilindro y los platillos hubieran desaparecido en dirección sudeste-

¿Cuán pudo haber sido el propósito d esta doble exhibición? Nunca se ha vuelto a ver nada parecido. Resulta tentador pensar que estos espectáculos montaron en beneficio de los seres humanos, por lo que sea que controla el fenómeno OVNI … quizás como una especie de anuncio del período de intensa actividad OVNI que comenzó en 1954.

Fuente:
¿Ovnis o arañas? En: Lo Inexplicado, vol. 2, nº 22, 1980. pág, 434-436



Mysterious angel hair left after UFO sighting

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada